lunes, 16 de mayo de 2022

LEGADO DE FINCA INEXISTENTE

 

Mi casa natal; en la ventana de Torrente preparé las oposiciones

SUMARIO

1.-LEGADO DE FINCA INEXISTENTE

2.-RUEDA, DESPIERTA ¡YA!

3.-DOCAMPO VERSUS COLÓN

 

1.-LEGADO DE FINCA INEXISTENTE

Antecedentes.-Torrente Ballester en La saga fuga de J.B. nos ilustra sobre Castroforte del Baralla, una ciudad que levita y se eleva, desapareciendo entre los cielos. En Galicia, ciudades de esas no hay tantas, pero casi no hay familia que no posea una finca volátil. Se habla de ellas en bodas, funerales y bautizos, tienen agua del muiño de herdeiros cada 15 días,  vez de día, vez de noche; la insolación es perfecta y crecen en ella varios castaños y una cerdeira. Ya perteneció al abuelo, al bisabuelo, al tatarabuelo e incluso tuvo un llevador, por lo de la hierba. Naturalmente, cuando un nieto quiere verla la malandrina se eleva en los aires, desaparece, se volatiliza. Cuando se abandonaron las aldeas y desapareció la esclavitud del labradío, nadie se preocupó de actualizar el terreno en las sucesivas demarcaciones, y, a día de hoy, nadie podría localizar el Souto en la Tierra, aunque reina en los Cielos de la tradición familiar. ¿Qué pasaría si tus padres te dejasen por todo legado una finca “de esas”?

 

Pregunta.-El heredero pregunta si debe indemnizar a un legatario de una finca de existencia indemostrable, ilocalizable sobre el terreno y ausente en catastro y registro. En todo caso, cree cubierta o completada la legítima con atribuciones inter-vivos.

 

Respuesta: La obligación de pago de la deuda legitimaria y la de entregar los legados por parte del heredero que acepta son dos cosas distintas, aunque relacionadas. La primera es una obligación de DAR. La segunda, de HACER.

Primero, con lo de la legítima.

¿Qué cosa es la legítima? Los padres, por el hecho de traer hijos a este mundo, les debemos algo: la cuarta parte del valor líquido de la herencia, a repartir entre el nº de hijos. Por ejemplo con 3 hijos, como 3 x 4 = 12, significa que se le debe a cada hijo 1/12. Esa deuda, con frecuencia está pagada en vida, mediante donaciones, pactos de mejora, perdón de deudas, etc., en cuyo caso no pasa a los herederos. Es una deuda normal y corriente, igual que si se debe a El Corte Inglés por una compra.

 

¿Y qué cosa es la herencia? La herencia (del latín heres = continuador) significa continuar con la vida de una persona: el Derecho nos necesita inmortales. Los bienes, las  deudas, los pleitos, etc.; por ejemplo, una herencia puede ser deber 10.000 euros y no recibir nada. Por lo tanto, el que acepta una herencia, se convierte automáticamente en deudor de las deudas de su causante. De la factura de El Corte Inglés y también de la deuda legitimaria si queda algo pendiente, entre lo recibido por el legitimario en vida y/o en muerte, por ejemplo, por legados. Es cosa de echar cuentas.

La deuda legitimaria pendiente se puede abonar de cualquier forma: del bolsillo del heredero, de cuentas del testador, con bienes, en parte una cosa en parte otra, etc.

 

Ahora, con lo del legado imposible.

El legado implica para el heredero, desde el punto de vista del derecho, una “obligación de hacer”: hacer la entrega, como dicen los arts. 859, 860 y otros del Código Civil. Y el deudor de las “obligaciones de hacer” queda liberado “cuando la prestación resultare legal o físicamente imposible” (1184CC). Este sería el caso si estuviésemos hablando de la típica finca imaginaria, sentida como propia por sociología gallega, pero inexistente en la demarcación territorial actual, particularmente la del Catastro que se presume veraz.

Distinto sería el caso si estuviésemos hablando de una finca cierta y existente, pero de dueño ajeno al testador (que sabía que no era suya): en este caso, el legado sería válido y el heredero aceptante estaría obligado a comprarla y entregársela al legatario; y, si no pudiera, a darle su valor (861 CC).

En el 1º caso (legado imposible), como nada valdría, nada añadiría al pago de la legítima. En cambio en el segundo (legado de cosa ajena), la cosa o su valor, si computarían para el pago de la misma. Y, como legado que es y voluntad manifiesta del testador, si valiese más que la legítima, en principio lo llevaría de más el legatario (salvo determinación distinta en el testamento).

 

Como se ve, son ideas generales que no se pueden aplicar a ningún caso concreto sin papeles a la vista; la voluntad del causante que muestre la letra del testamento es la clave de todo. Espero que  sean de utilidad.

 

2.-RUEDA, DESPIERTA ¡YA!

 

 

Amigo Rueda, recién aterrizado y ya tienes que subirte al Spitfire. Los clientes gallegos del INSERSO con destino a Canarias y otros lugares son carretados a Barcelona donde les hacen sufrir toda clase de perrerías en su vejigas, en sus sintrones, en sus reumas o en su paciencia, que no es poco, de suerte que a menudo deben renunciar a sus vacaciones. Si por motivos técnicos fuera, lo normal sería concentrar la población levantina en los aeropuertos gallegos, que están asomados al Atlántico, el mar de Canarias. Cualquiera que sea la causa, afecta a nuestra dignidad, por lo que creo que, en tanto no se arregle, la Xunta, debería asumir estos viajes; tarde o temprano la Justicia ordenará una reparación pues no se puede privar a nadie del derecho constitucional a la igualdad.

 

 

3.-DOCAMPO VERSUS COLÓN

Menhir de Gargantans


El capítulo 6 del libro III está dedicado a otro de los fabulosos amigos de Docampo: Diego de Nicuesa al que los reyes hicieron merced, bah, de la mitad del continente americano. Con esa vida,  su némesis no podrá menos que ser espectacular.

 

 Lanzarse a ocupar la Tierra Firme sin obtener antes licencia real hubiera sido una locura, pero la cosa fue fácil, demasiado. Embaucó a todos con sus sabias reflexiones y su gracejo andaluz 4. Sólo se le puso como condición compartir la Tierra Firme con un famoso duelista de calzas remendadas, Ojeda, al que se demarcó desde el cabo de la Vela, hasta la mitad del golfo de Urabá, donde el continente sudamericano hace esquina con el istmo. Las dotes de Nicuesa le permitirían alzarse con el premio gordo: Veragua, del arranque del istmo para arriba, un territorio del que don Cristóbal había ensalzado su riqueza aurífera. Ya sería pirita (el oro de los tontos) si venía de Colón. No es lo menos importante para esta historia que aquel año, 1508, las presiones del duque de Alba surtieron efecto y su pariente político, Diego Colón, el hijo mayorazgo del gran almirante, ya fallecido, fue promovido a gobernador de las Indias. Lo inteligente hubiera sido tentarse la ropa, sobre todo los miembros notorios del Partido del Rey, como lo eran Nicuesa y Docampo. Pero van a hacer el panoli como novatos. En un primer momento fue sólo cosa de maravedís, ducados y pesos para financiar la expedición. El crédito sindicado obtenido por Nicuesa fue el más grande que recuerda la época, ya que se trataba de financiar una flota de unos 800 hombres (200 en Sevilla y otros 600 a reclutar en La Española), armas, bastimentos y refuerzos ininterrumpidos. Milagrosamente consiguió un buen lote de especuladores, algo suicidas, dada la modalidad crediticia que se empleaba.

 

La fórmula crediticia utilizada… (fue) la del crédito a riesgo de mar, tipo de préstamo con carácter hipotecario en que la devolución sólo es obligada una vez superado el riesgo que corre… Naturalmente los intereses alcanzaban tipos muy superiores a los de los préstamos corrientes 5.

 

Reflexionando en como Docampo, tan modosito él, pudo meterse en algo así, sólo puedes considerar que el objetivo bien lo valía: nunca más en la Historia del Mundo se subastará un continente se cabo a rabo, del cabo de Hornos al estrecho de Bering. Los banqueros genoveses como los Cattaneo y Spínola, o los Centurione, antiguos patrones de Colón, se hicieron con la mayor tajada del negocio, pero estos no tenían un pelo de lilas y exigieron garantías: Incluso piloto mayor, que había perdido la chaveta, como tantos, tuvo que empeñar su salario de la Casa de contratación:

 

E yo el dicho Américo Vespucio hipoteco para cumplir lo susodicho la quitación e salario que de su Alteza tengo en esta dicha casa 6.

 

 Con estos tiburones de por medio, la palabra empezó a no valer nada. Se exigieron fiadores, entre los que destacará el sevillano Juan de Caicedo, que andando el tiempo será indemnizado con el nombramiento de veedor de las fundiciones de Tierra Firme. En los protocolos de don Manuel Segura, el notario sevillano de Docampo, está documentada la historia de bastantes futuros arruinados. El propio Nicuesa, de buen principio, se había permitido el lujo de avalar a uno de sus maestres. Algunos socios empezarán a pasar sus apurillos a las primeras de cambio, y el que más, el que menos, cargó a bordo telas, vino, ladrillos y ganado para vender en Indias y sacar al menos unos maravedís para ir tirando. Tampoco Nicuesa va a desperdiciar ocasión alguna de sacarse unos ducadillos: ya en navegación, ancló en la isla de Santa Cruz (Vírgenes) para estibar a bordo un par de cientos de indios de esos de libre comercio. Infieles, por supuesto. Era imperioso reducir el pasivo que, tras las cuentas finales, amenazaba con llegarle al cuello.

 

Abandonó el muelle de las Muelas, agobiado por los requerimientos de los acreedores y por innumerables deudas, gran parte de las cuales nunca pudo devolver, pues la muerte le esperaba poco tiempo después en medio del océano 7.

 

El problema gordo llegó al hacer escala en La Española, camino de su Tierra Firme. El nuevo gobernador, Diego Colón, de Alba por matrimonio, pensaba que, puesto que su padre había descubierto todo aquello, él era el dueño por herencia de todo aquello (fuese lo que fuese). El partido de Colón compraba esa idea a pies juntillas y el partido del Rey, aun no repuesto de la última jugada colombina, estaba en fase de recomposición de fuerzas. ¿Acaso no había descubierto Veragua el gran almirante? Algo antes de su naufragio en Jamaica, justo es decirlo. Declarará el segundo almirante con sibilino cinismo:

 

sea Dios testigo que si no va por mano de Su Alteza y de quien en La Española reside, que nunca harán fruto 8.

 

Colón junior pondrá la proa a la expedición de Nicuesa: la capitulación que el canijo tañedor de vihuela traía, firmada por el propio rey, se había convertido en papel mojado una vez desembarcado en Santo Domingo. El boicot operará en un doble sentido. Por un lado:

 

impidió la recluta de los otros 600 hombres avecindados en Santo Domingo que contemplaba el asiento de Burgos. Solo permitió la salida de 200 vecinos, alegando que, si consentía en este éxodo masivo, la isla quedaría despoblada y su economía en ruinas 9.

 

Algo de eso había: tras los asentamientos de Campo, que habían demostrado que Cuba era tierra seca y fértil y no el pantanal que se decía, los armadores de carabelas no daban abasto con los colonos que querían emigrar. Había una cola de más de 300 desposeídos por el reparto leonino de Ovando en La Española, que se disponían a probar suerte de nuevo.

La otra artimaña fue más artera. Los prohombres del partido de Colón empezaron a reclamar el pago a tocateja de las sumas que les adeudaba Nicuesa. No había usurero con el que no tuviese pufo. La ley preceptuaba que los morosos se quedasen en Tierra. ¡Dios, tanto esfuerzo para esto!

 

por mano de su alcalde mayor, retrasó cuando pudo la salida de Nicuesa hacia Veragua, moviendo a los acreedores para que le embargasen sus bienes e impidiesen la partida 10.

 

Será el momento en que Sebastián de Campo comenzará con fuerza su intervención en los negocios de la Tierra Firme mediante la prestación de una contra-garantía. Sabemos que la genovesa banca Centurione operaba en La Española patroneada por Melchor Centurione; es bastante posible que el negocio que ahora se cuenta se gerenciara por otro de sus miembros conspicuos, Antonio Centurione.

 El timing del día que Nicuesa tenía programada la partida, 20 de noviembre de 1509, dejando atrás la escala en Santo Domingo, lo deducimos del siguiente cuento, típicamente lascasiano:

 

y aquella misma tarde que las naos salieron, yéndose al río a embarcar, llega tras él (Nicuesa) la justicia y le echan un embargo de 500 castellanos y aun creo que le sacaron de la barca, si no me he olvidado, porque yo vi lo que he contado. Lo vuelven a la casa del alcalde mayor del Almirante, que era el licenciado Marcos de Aguilar y allí le mandan que pague, si no, que habrá de ir a la cárcel. Hace sus requerimientos al alcalde mayor que le deje ir, pues veía ya salidas del puerto sus naos y que iba en servicio del rey, y que si lo detenía, se perdía su armada donde se arriesgaba más de 500 castellanos, los cuales el pagaría en llegando y que al presente no le era posible pagarlos; respondía el alcalde mayor que pagase, porque el rey no quería que ninguno la hacienda de otro llevase. Y en esto pasaban cosas muchas que al triste Nicuesa atribulaban y, aunque pareció que aquellos impedimentos industriosamente se rodeaban, le valiera mucho que allí lo detuvieran y muriera encarcelado, según el triste fin que le estaba esperando.

“Estando en esto sin saber que remedio tener, y fue maravilla no perder allí el seso aquella tarde según estaba angustiado, sale de través un muy hombre de bien, escribano de esta ciudad, cuyo nombre me he olvidado y no quisiera olvidarlo y dice: “¿Qué piden aquí al señor Nicuesa?” Se le responde: “500 castellanos”; dijo él “Asentad escribano que yo salgo por su fiador de llano en llano, y vayan luego a mi casa, que yo los pagaré de contado”. El Nicuesa calla como espantado de tan intempestivo consuelo y socorro dudando; asienta el escribano la obligación del que se obligaba y fírmala de su nombre; y desde que Nicuesa vio que de veras se hacia el acto, se va derecho a él casi sollozando y dice: “Déjame ir a abrazar a quien de tanta angustia me ha sacado`, y así lo abraza. Esto hecho se va a embarcar a su bergantín…11

 

Para Las Casas, Docampo es, a menudo, “un harto hombre de bien” o “un muy hombre de bien”; está claro que el tipo no le impresiona. Pero, si hemos de creer al dominico, los flecos de la contragarantía prestada por Docampo a Nicuesa frente a Centurione —y que el negocio ha sido desastroso—, serían los que refleja la contabilidad fúnebre del gallego. Así testa Sebastián de Campo:

 

a Italiano, difunto que Dios haya, treinta castellanos de oro, los cuales me obligué a dar y pagar por Diego de Nicuesa, capitán que fue de Tierra Firme; por ende mando que si los herederos del dicho Antonio Italiano u otra cualquier persona por ellos, no hubiere cobrado los dichos treinta castellanos del dicho Diego de Nicuesa o de sus bienes y constare haber hecho contra él y contra sus bienes todas las diligencias que el derecho requiere, que en tal caso, si las hubieren hecho, le paguen de mis bienes… y doy recurso a mis herederos para los cobrar de cualesquiera bienes que del dicho Diego de Nicuesa hayan quedado 12.

 

lunes, 9 de mayo de 2022

¿EL APARTADO SE VA DE ROSITAS O RINDE CUENTAS?






La República, una "atracción fatal" para determinado espécimen humano: 
Los fusilables por ambos bandos

SUMARIO

1.-¿EL APARTADO SE VA DE ROSITAS O RINDE CUENTAS?

2.-LO QUE SE PERDIÓ/GANÓ EL SENADO

3.-DOCAMPO VERSUS COLÓN.


1.-¿EL APARTADO SE VA DE ROSITAS O RINDE CUENTAS?

 El consultante ha recibido de su padre en Apartación hace 5 años un chalet valorado entonces en 100.000 euros, al que ha realizado mejoras que lo han revalorizado actualmente hasta los 300.000 euros según valor de referencia del Catastro. En el testamento, su recién fallecido padre, tras recordar la Apartación, adjudica una plaza de garaje a cada uno de sus dos hermanos, por un valor cada una de 10.000 euros. No existen más bienes en la herencia, ni deudas, no hermanos premuertos. ¿Debo yo -pregunta el apartado-, compensar a mis hermanos por el posible defecto de legítima? ¿Con cuanto?


Respuesta: la sucesión en Galicia no es un asunto formal, sino de resultado; da un poco igual como le llames a las cosas (herencia, legado, pacto, adjudicación, otro nombre que te inventes). La legítima significa que el conjunto de hijos es acreedor por un valor de 1/4 de la herencia liquida (si son 3, fácil: 4x3=12). Por lo que cuando esta se ejecute, cada uno debe mirar sus bolsillos y comprobar si, al menos, tiene en ellos 1/12 del valor (se llame como se llame al método receptivo) . Si no, será cosa de llamar a los hermanos a parlamentar, especialmente a aquel que tanto le abulta la bolsa.

Los artículos a aplicar de la Ley Civil de Galicia (Ley Galicia 2/2006, conviene mirarla), son:

--El 225, que dice que el adjudicante puede entregar al apartado cualquier bien o derecho en pago de la apartación, independientemente del valor de la misma. O sea que puede ser más valioso, menos, o valer lo mismo que la legítima.

--El 239, que dice que aunque ya no tenga la condición de legitimario, el apartado hace número para el cálculo de legítimas. Si son 3 hijos, apartados o no, la división es por 3.

--El 244.2º, que dice que se computarán para legítimas los bienes dados en apartación por su valor en el momento de la transmisión, actualizado monetariamente.

--Y el 251.2, que dice que se reducirán la apartaciones, si no hubiera en la herencia bienes suficientes para el pago de legítimas.

También aclara la Ley que el afectado por la reducción puede pagar en metálico, de su bolsillo, el complemento de las legítimas. O de la herencia, o de donde quiera.


 Vale, ahora voy a arriesgar unos números a la vista de la consulta (solicitando la benevolencia del público, pues en mates me quedé antes de la raíz cuadrada; siempre he preferido chapar).

*Valor Apartación en su día: 100.000.  Actualización monetaria 5 años (IPC 12%): 12.000. Valor actualizado: 112.000 (lo de los 300.000 es cosa suya: como si hizo un duplicado de la catedral).

*Valor herencia: 112.000 + 20.000 (garajes): 132.000.

*25%: 33.000

*División por 3 (el apartado hace número): 11.000.

*Cada hijo no-apartado tiene adjudicados: 10.000; por tanto, lleva de menos 1.000 que su hermano sobre-apartado deberá compensarle con fondos de la procedencia que estime conveniente (no, mafiosos no).


Nota bene: Como siempre recuerdo, estas líneas se tratan de un juego jurídico y no de un caso real, que requiere papeles a la vista ?estamos?


2.-LO QUE PERDIÓ/GANÓ EL SENADO



En una reciente visita de mi sobrino Sergio y su encantadora Marta, mi madre (su abuela) fue y les "sacó" el álbum de Fotos. A mi sobrino le llamó la atención cierta instantánea y tuvo el detalle de guasapeármela lo que, por supuesto, encendió en mí la bombillita de la nostalgIa. Se ve que la abuela, narradora laureada, sabe como poner en marcha esos procesos.

Era veinteañero y ahora que se reabría la democracia sentí que debía participar. No sé de donde vendría ese afán, aunque es probable que influyesen reminiscencias familiares de mi ya difunto abuelo, Enrique Rajoy Leloup. Todo un personaje, secretario general de la autonomía gallega de 1936, fue "depurado" de sus oficios (catedrático de civil, abogado) así como aliviado de sus bienes terrenales con una generosa multa, afirmaba: "Si Franco quiere fusilarme, que me fusile, pero no le consiento que lo haga por rojo ni por masón". Su ideología (entonces se llevaba tenerla, lo de la cabeza con serrín vino después) siempre la suscribí al 100%: apoyo al esfuerzo de las personas y las empresas, redistribución de la riqueza; protección a los más débiles; establecimiento de reglas que se cumplen o se cumplen; reconocimiento de la personalidad gallega (y también la vasca y la catalana) en beneficio propio y de España; liberalismo... hoy se añadiría europeísmo, antes no, que estaban Hitler y Mussolini.

Entonces, que me hago mi composición de lugar; por supuesto en 1977 había votado a Felipe, como ahora dice que hizo Feijóo y quizás hubo más personas de relumbrón que aun no lo han reconocido. Pero ahora, en 1982 ¿qué? El problema es que leo mucho (casi todo tonterías) y en El Príncipe de Maquiavelo dice que, para hacer carrera hay que apoyar al que está abajo y tiene posibilidades de subir (el habla de el príncipe heredero), pues, el que apuesta por la cabeza reinante, encuentra todos los puestos cubiertos. Pues nada, ahí estaba Suarez, que había sido presidente, lo echaron, y pretendía volver a serlo. Acepté encantado una secretaría en la ejecutiva de Cantabria y ya mismo se me postuló candidato al Senado. Encima, el ex vaticinó coram populo: "Tan joven y ya notario. Éste seguro que va para ministro". Profeta no era; y, a pesar de mies esfuerzos mitineros, ("¡Nosotros no tenemos que gritar Presidente, Presidente -se lo decían a Felipe-, porque ya tenemos uno, el Presidente Suárez!") se produjo el catacroc. Después de todo, no quedé mal, perdí por un puñado de votos, tan pequeño, que me hubiera bastado invitarlos a unos vinos y una ración de rabas para haber revestido la toga orlada de púrpura de los senadores. Ah, no, que eso era en Roma, ya estoy divagando.

La rueda del tiempo siguió girando; ciertamente, otro político de relumbrón me llegó a preguntar si "quería hacer algo". Se lo agradecí, aunque, después de haber ejercido la abogacía, hecho tres oposiciones estatales y ejercido dos, escrito y ganado algún premio literario, y pescado innumerables robalizas, la pregunta no dejaba de tener su lado "pintoresco", en vocabulario del propio preguntante. Pero la notaría tiene sus servidumbres y no admite el pluriempleo. En cualquier caso, como casi todo, lo habría  hecho tirando a mal.

Pero, en la juventud, las posibilidades que tiene la vida son múltiples, como esas capas de cebolla que decía Günter Grass. A la hora de rendir cuentas, te preguntas: ¿qué hubiera pasado si...?

Torre del Oro, la puerta de la aventura


3.-DOCAMPO VERSUS COLÓN

El subcapítulo 5.8 del libro III trata de la primera fase de la conquista de Cuba (1509), bajo la capitanía directa de Docampo. Más adelante participará también en la segunda (1513), ahora subordinado a Velázquez y Narváez por rencores del segundo almirante: Diego, el hijo del Descubridor a cuyo proceso Docampo había colaborado.


La moderna investigación ha conseguido la recuperación de datos de al menos cuatro zonas de actuación de los expedicionarios de 1509: Matanzas, Xagua (Cienfuegos), Camagüey-Guamuhaya y la región de Macaca, en particular Bayamo.

Del asentamiento en Matanzas, un poco al Oeste de la actual Habana, el padre Las Casas nos regala un estupendo relato de aventuras; lástima que falle en un punto indispensable a toda buena obra literaria: la verosimilitud. Como dice de él Velázquez “Este clérigo es una persona liviana, de poca autoridad y crédito; habla en lo que no sabe ni vio por razones que ellas mismas se contradicen”.

 Décadas después de los hechos, el dominico cuenta como en 1514 él solito rescató a dos españolas que indios remadores le habían traído en su canoa, una sobre 40 años, otra de 18 o 20. En cueros, cubiertas por ciertas hojas solamente. En el punto erótico el buen padre es superado por Bernal Díaz del Castillo, el cronista de México, que nos pone sobre aviso de que una era hermosa y sube a tres el número de féminas. También había un varón, pero este, muerto de miedo, tardó en salir a la luz. Según el dominico, había habido siete (otros dicen que nueve), españoles más en la zona; pero los indios, tras convencerlos amablemente de que dejasen las espadas en tierra dado el daño que estas podían hacer en sus cuerpos desnudos, los colgaron de una ceiba. Esta es la parte del relato que más recuerda una obra de ficción, pues resultan difícilmente verosímiles unos conquistadores tan educados. Según el religioso, eran supervivientes de la expedición de Ojeda a Tierra Firme; según Bernal, con más criterio dada la homonimia, esta llamada Matanza de Yucayo se cebó en supervivientes de un navío dedicado a la trata de Lucayos. Sin duda se trata de un sucedido mezcla de muchos otros; Orihuela y Viera 3 nos dan una versión bastante más razonable, basándose en la carta de relación de Diego Velázquez (1514). Unos años atrás, el cacique Guayucayex había acechado el cruce de un río por parte un grupo de cristianos “con intenciones” de trastornarles las canoas y ahogarlos, pero que, en vez de ello, les dio casa y pan. De ahí deducen estos autores que la matanza pudo no haber ocurrido y que Velázquez pudo simplemente haber rescatado a un grupo de supervivientes de la expedición de Ojeda a Urabá. Al parecer habían desembarcado en Guanimar, atravesando Cuba, yendo de pueblo en pueblo.

Me quedo con la versión que sigue a continuación, proveniente del ejército cubano, pero con un matiz: de naufragios, nada. Todos los poblamientos de Campo se achacan a naufragios; nada menos que se le atribuyen tres con sólo dos naves. Por el contrario, sabemos que sus dos navegaciones a Cuba acabaron felizmente; en la de 1509, las reseñas de su atraque en Santo Domingo son numerosas y unánimes. Del seguro retorno de la de 1513, es avalista el propio emperador Carlos V: “ganó su flete”. Con este matiz, creo que la versión más aceptable es la militar cubana: Velázquez se encontró en 1514 con tres supervivientes, o con los tres supervivientes que con él se quisieron marchar, de un total de treinta expedicionarios de los de Campo, asentados en Matanzas.

 

El gobernador de Cuba Diego Velázquez cuenta en sus Cartas de Relación a Carlos V un incidente ocurrido en la bahía de Guanimar en 1509, cuando un grupo de españoles naufragados de Norte de la región de Guaniguanico, actual provincia de Pinar del Río, al parecer pertenecientes a la expedición de bojeo de Sebastián de Ocampo, llegó a un pueblo llamado Yucayo… 4

 

 En el cruce del río, el cacique Guayucayex volcó las canoas que les había proporcionado, pereciendo en gran número los españoles, imposibilitados de nadar bajo el peso de sus armaduras. Los supervivientes, excepto tres, serían ahorcados, aspecto en el que reitero mis reservas. Tres años después, Velázquez rescataría a las y los supervivientes (para algo tendría que servir el lenguaje inclusivo). Al parecer el cacique intentó repetir la estratagema, pero el de Cuellar era un militar más duro que lo habían sido los de Campo, y esta vez los indios serían los sujetos pasivos de la segunda Matanza. Como se parece todo esto a los hechos de Acentejo, ¿verdad?  

Los trabajos de carenado en la actual Habana fueron providenciales, pero tenemos constancia de que allí la cosa no acabo excesivamente bien con los residentes: aburridos del pan cazabe y del Salve Regina del anochecer, estos marineros comían y jodían lo indecible. Salieron a todo trapo. Tenemos más luz sobre los poblamientos en Xagua (Cienfuegos) y Bayamo. En la bahía de Cienfuegos, posiblemente con base en el cayo Ocampo, la expedición hizo algo más que ponerse tibia de sardinas. Las citas aluden a emparejamientos de castellanos con siboneyas que ¿quién nos lo impide?, podemos imaginar del tipo de las del Tropicana. Marilope, hija de un tal Lope, dio nombre a cierta flor amarillo azufre, simbólica de la región. Alguno más dejaría memoria de sí.

 

José Diaz, en el lugar que hoy ocupa el hotel Jagua, procreó en su rancho con la hermosa y dulce Anagueia una larga y feliz familia… 5

 

Pero tenemos que acometer el fastidio de advertir que esta no fue una historia de santidad, como la que le hubieran gustado a Las Casas. Con los bandos de paces, se hacía el amor y, con los bandos de guerra, pues eso.

 

Ocampo dio su apellido a un cayo interior de la bahía de Cienfuegos, donde descansó varios meses… Al año siguiente, en los alrededores de la playa Rancho Luna, donde hoy está enclavado el hotel de ese nombre, se desató el primer combate entre aborígenes y españoles 6.

 

El sagaz lector habrá advertido que, si el combate se desarrolló al año siguiente de la presencia se Campo, o sea en el 10, y Velázquez no desembarcó hasta el final del 11, quiere decir que la población asentada por el gallego había sido lo bastante consistente como para defenderse —o para ofender— por sí sola. A esta bahía volverá a arribar el gallego en el 13, ya bajo el mandato de Velázquez y, la propia elección del puerto de Xagua es indiciaria de que había dejado un buen recuerdo, ya que implica la esperanza de ser bien recibido. En efecto, lo será.

Un nuevo encontronazo tendrá lugar en Camagüey, no sabemos la causa, aunque hay que pensar lo que cada uno sentiría si en su casa se presenta, sin ser invitada, una tropa de gente armada hasta los dientes. Es probable que éste recuerdo, que dio con los naturales en lo más profundo de sus selvas, haya sido la causa de la resistencia desesperada del cacique Hatuey (aquel de: no me interesa ir al cielo si allí están los españoles) al presentarse Velázquez.

 

Recorrieron el territorio (Sebastián de Ocampo con 100 hombres), lo que narra Diego Velázquez en su carta de primero de abril de 1514 “anduvieron viendo y calando la tierra en las provincias subjetas a la de Camagüey y parte de la de Guamuhaya”. Se produce un enfrentamiento entre este grupo de hombres y los aborígenes, lo que provoca que los pobladores naturales decidan abandonar sus casas por un tiempo y luego retornan “excepto los de Camagüey, que no osaban tornar a sus pueblos y andaban por los montes 7”.

 

Se conocen mejor los inicios de la colonización de Cuba en la provincia de Macaca, a medida que va saliendo a la luz la documentación del arzobispado de Santiago. Existen datos muy específicos relativos a la población de Bayamo, la segunda del país tras La Habana. Los testimonios son contradictorios, a veces, absurdos, pero en su conjunto revelan una intensa actividad de difusión de la religión cristiana unida a cierta clásica actividad feudal de “asentamiento por protección”, mediante apoyo militar al cacique amigo. Algo parecido a lo de Al Capone.

 

En el año de 1509 un soldado español, Sebastián de Ocampo, se enfermó y tuvo que permanecer en la isla mientras los demás expedicionarios partían de allí. Los indígenas de la región de Macaca (Bayamo) cuidaron de él y le ayudaron a sanar. Sebastián en muestra de gratitud aprendió su lengua y comenzó a explicarles la fe cristiana y a inculcarles un gran cariño y devoción a la Santísima Virgen, por ser la madre de Jesús y también nuestra 8.

 

Evidentemente esta versión no es aceptable, pues veremos muy pronto a Campo en el puerto de Santo Domingo, prestando un aval financiero a Diego de Nicuesa. Sano, aunque su salud había menguado. Es incierto que sus compañeros lo hayan dejado tirado. Pero dado que gran parte de las versiones son fantasías de sacristía, hemos decidido ir componiendo un collage con fragmentos, en la promesa de que el puzle, una vez compuesto, revelará un cuadro aceptable de este pío asentamiento bayamés. En otras ocasiones, los notarios eclesiásticos retiran del cargo de misionero a Docampo (vale, no era el tipo más adecuado para andar repartiendo bendiciones) y se lo asignan al a uno de los suyos, quizá el abad de la expedición:

 

La presencia de la Virgen María en la historia de Cuba de la Iglesia se remonta al surgimiento de la primera comunidad de origen indio, nacida por la predicación de un anónimo soldado español de Sebastián de Ocampo en 1509 9.

 

A medida que se han ido difundiendo en las redes los textos de los tonsurados historiadores criollo-cubanos, en particular Morell, nacido en el siglo XVII, y Urrutia, en el siguiente, la historia de la evangelización cubana a cargo del compostelano se ha visto iluminada con los más tropicales de los colores:

 

un marinero se quedó con los mismos indios. Aprendió algo de la lengua de ellos de forma que pudo catequizar y bautizar a los que se le habilitaron. El primero que logró tanta dicha fue el cacique. Púsose por nombre Comendador de haber oído que el gobernador de La Española se intitulaba así. Fabricó también por dirección del marinero una iglesia y altar donde se colocó una imagen de la Señora que traía consigo… El señor y sus vasallos de rodillas, las cabezas inclinadas y juntas las manos, pronunciaban muy fervorosos Ave María, Ave María… Ponían en el propio templo muchas vasijas con agua y comida… 10

 

Pero antes de que se nos encienda el rostro y una lagrimita asome, reparemos en que no podrá faltar el aspecto siniestro. Como Magallanes en Mactán (le costó la vida) el prestigio entre las sociedades tribales de esos pequeños núcleos de castellanos blindados, se basaba en la utilidad social que reportaban: una especie de primos de Zumosol. El señor del castillo que protege sus vasallos de las razias de la morisma. El mafioso que cobra al zapatero de Little Italy a cambio de seguridad. De cuando en vez había que atizar una zurra a los enemigos de los amigos: nada serio: un par de arcabuzazos a barullo o una cabalgada por el medio y medio del bohío. El terror les mantenía aherrojados unos cuantos meses.

 

Obró con ellos potentes milagros y siempre les hizo quedar victoriosos de los comarcanos que les inquietaban con guerras 11.

 

Urrutia, el otro gran cronista criollo refiere en parecidos términos la sutil penetración de los de Campo en la provincia de Macaca (Sur de Cuba, a 15 o 20 leguas de Santiago), pero nos interesa por la puntualización que hace sobre la fecha de la expedición.

 

Como preguntase cual (nombre) tenía el señor grande de los castellanos que gobernaba en la isla Española y se le dijese que el comendador mayor, respondió que ese nombre de Comendador quería que se le pusiese. De ahí se inclina Herrera a pensar que este pasaje acaeció en el año 1508 cuando gobernaba en la isla Ovando… 12

 

El año se refiere a la fecha en que zarparon, que pudo ser a finales de dicho año, aunque lo probable es que fuese en el siguiente, ya que los Alba-Colón no desembarcaron hasta julio. Destaquemos que Urrutia insiste en ese deseo de agradar que todos constatan en el indio siboney, no tan notorio en los tainos de la isla Española. En tal sentido, otro historiador 13 añade el detalle de que “el indio cubano era de naturaleza hospitalaria y servicial, siempre se mostró propicio para recibir y halagar a los conquistadores”. O sea, la conquista de Gomera. Repite, como todos, que estos prodigios de penetración fueron llevados a cabo por un hombre solo, a veces el propio Campo. No es creíble, ni cuadra con el hecho de que la zona sea en adelante seguro refugio de españoles que pasarán por allí en diversas circunstancias: Enciso, Ojeda, Velázquez. De la documentación bayamesa se deduce que los colonos fueron bastantes más, siendo difícil perfilar cuantos.

 

El origen de Bayamo (ocurre) por  el año 1512 con el nombre de Nuevas Grandas en la provincia de Macaca, donde hay un sitio llamado Pueblo Viejo. En 1511 se trasladó al pueblo llamado Las Ovejas, rio en medio del sitio que hoy ocupa 14.

 

Los de 1511 no pudieron ser pobladores de Velázquez, que arribó a Baracoa (Cuba) directamente desde su feudo de Salvatierra de la Sabana, en diciembre de 1511. Tuvieron que ser españoles asentados antes allí por Campo. El cálculo puede intentarse en función de lo que estaba considerado como presencia mínima de seguridad para mantenerse con vida en territorios rodeados por sociedades tribales: entre 30 y 50 castellanos se llevó Esquivel para sujetar Jamaica. La Carta de Relación de Diego Velázquez de Cuellar nos da otro indicio de que no sólo era la Virgen quien ayudaba a los del cacique Comendador a derrotar a sus enemigos: si el cuellarano fue capaz de encontrar nada menos que cuatro españoles bilingües en Cuba, significa que los cristianos allí asentados por Campo representaban un núcleo consistente. Que milagrosamente no fueron exterminados como los 39 dejados a su suerte por Colón en Fuerte Navidad. Va, quizá no fue milagro de la Virgen. Docampo era distinto de Colón, nada que ver.

 

envié a las provincias… que es todo a 15 o 20 leguas, 40 hombres con 4 cristianos que saben la lengua a llamar a todos los caciques e indios de ellas 15.

 

Un estudio de la penetración castellana en Cuba bajo Docampo no quedaría completo si no dedicásemos, al menos unas líneas, al tema de los cuernos de la Luna. Que no es un tema baladí lo demuestra la gran polémica teológica que se desató en la Edad Moderna sobre si la luna sobre la que se posa la Virgen en sus apariciones debe tener los cuernos hacia arriba o hacia abajo. La imagen procede del Apocalipsis de Juan. La referencia “Una gran señal apareció en el Cielo, una mujer vestida de sol con la luna bajo sus pies” ha sido atribuida unánimemente a la Virgen por los píos doctores. 



(sigue el apasionante tema de porqué los cuernos de la Luna sobre los que se posa la Virgen de los Remedios de Cuba (llamada del Cobre), apuntan hacia abajo, cuando todas las demás Vírgenes de los Remedios del Mundo se sustentan en Lunas con los cuernos "hacía arriba".

 ¡¡¡La respuesta definitiva al enigma!!!


Puedes bajarte Docampo versus Colón en formato electrónico en cualquier plataforma, por ejemplo:

FNAC

Casa del libro

Amazon

Caligrama

Google books

Indigo

El Corte Inglés 

Si lo prefieres en formato papel, estamos sorteando ejemplares gratis y a portes pagados entre los consultantes de notariarajoy o derecho de galicia (241881.blogspot.com) que indiquen su nombre y dirección postal.

lunes, 2 de mayo de 2022

PACTO DE MEJORA RESERVÁNDOSE LA FACULTAD DISPOSICIÓN SUCESIVA POR AMBOS CÓNYUGES MEJORANTES

 

Las peonías son algo complicadas, pero muy satisfactorias


SUMARIO

1.-PACTO DE MEJORA RESERVÁNDOSE LA FACULTAD DISPOSICIÓN SUCESIVA POR AMBOS CÓNYUGES MEJORANTES

 SU APLICACIÓN AL DERECHO COMÚN

 2.-DOCAMPO VERSUS COLÓN

3.-TRAGEDIA EN SANXENXO


1.-PACTO DE MEJORA RESERVÁNDOSE LA FACULTAD DISPOSICIÓN SUCESIVA POR AMBOS CÓNYUGES MEJORANTES

 SU APLICACIÓN AL DERECHO COMÚN

Abordaremos el asunto a través de los dos casos más frecuentes, refiriéndome en ambos a un bien ganancial: 1º) Pacto de mejora con reserva de usufructo con facultad de disposición en favor de ambos padres y, sucesivamente, del superviviente, por la totalidad; 2º) Pacto de mejora con reserva de facultad de disposición a secas, en favor de ambos padres mejorantes y, sucesivamente, del que sobreviva, por la totalidad de la cosa (*)

 

*Enfocada la consulta al Derecho de Galicia, se aborda tb. la aplicación a la Donación en el Derecho Común.

 

La posibilidad de reservarse ambos padres mejorantes la facultad de disponer de un bien ganancial mejorado no ofrece duda, porque está en la Ley “Si (la mejora en vida) se realiza con entrega de bienes, el adjudicante solo podrá disponer de los mismos en caso de haberse reservado de modo expreso dicha facultad, 217.1 LG”. Con el corolario de que si la contraprestación ya se ha realizado (cuidar del abuelo, ya fallecido), el precio de la venta es para el mejorado; y si no -o no existe-, para el mejorante. Hasta aquí las cosas claras: naturalmente que la venta deberán otorgarla, en principio, ambos cónyuges, conforme a las normas de disposición de bienes gananciales.

 

A partir de aquí debemos recurrir al derecho supletorio (Código Civil); más apetecería recurrir al Derecho Catalán, nuestro espejo, que está mucho más claro. Pero es trampa.

 

Podemos empezar por la “Reserva sucesiva por cónyuges del usufructo con facultad de disposición”, por ser el negocio jurídico que más ha trillado la jurisprudencia. Entiendo que la figura que guarda analogía con nuestro “Pacto” es la constitución por negocio jurídico gratuito o sucesorio.

 No parece haber problema. Procediendo por fases: 1ª, se admite el usufructo conjunto “Podrá constituirse el usufructo… a favor de varias personas, simultánea o sucesivamente, 469 CC”; 2ª, entre las obligaciones prescindibles del usufructo está la de no-disposición; es decir que, en el título, se puede constituir con “facultad de disponer”:  “El usufructo (implica)… la obligación de conservar la forma y sustancia -de los bienes-, a no ser que el título de su constitución o la ley autoricen otra cosa, 467 CC” (un ejemplo puede ser la norma gallega sobre el usufructo foral de viudedad, que autoriza a vender bienes muebles o valores aunque el título no lo prevea); 3ª, por último el usufructo, en toda su integridad constituida, incluía la posible autorización de venta, no se extingue hasta el fallecimiento del último “El usufructo constituido en provecho de varias personas vivas al tiempo de su constitución, no se extinguirá hasta el fallecimiento de la última que sobreviviere, 521 CC”. Dicha facultad de acrecimiento incluye los derechos accesorios, o sea “todos quedan llamados a todo”, como señala la Res. 22/05/00 de la ex DGRN.  

 

Más claramente lo vemos en la reserva “a secas” de la facultad de disponer en actos gratuitos, sin usufructo. “Podrá reservarse el donante -dice el 639 CC- la facultad de disponer de alguno de los bienes donados… pero si muriese sin haber usado de este derecho, pertenecerán al donatario los bienes que se hubiese reservado”. Entiendo que si los transmitentes-reservantes son varios y se han reservado el derecho con carácter solidario y sucesivo, la muerte se refiere a la del último de ellos.

 

Por último y de pasada, citaremos que la “pega” que tradicionalmente ponía la doctrina a esta facultad de disposición total “sucesiva” es que, en el fondo, implicaba una transmisión sucesoria de un cónyuge a otro, prescindiendo de las solemnidades testamentarias. Desde luego, en Galicia la “pega” queda levantada de inmediato: los cónyuges pueden estipular inter-vivos las disposiciones sucesorias que tengan a bien (174 LG) y la propia existencia del Pacto sucesorio es prueba del levantamiento del exceso de formalidades. El Notario te mira con la misa cara, sea un testamento, sea un pacto sucesorio.

 

De lo que no puede caber duda es de que sin concurren al Pacto todos los interesados en la relación jurídica (los padres y todos los hijos), pueden estipular lo que les convenga, aunque el contrato no tenga nombre. Eso para el Derecho Común y sus “herederos forzosos” al que mutatis mutandis entiendo aplicable mucho de lo que aquí se sostiene, sustituyendo Pacto por Donación. En cuanto al Derecho de Galicia, me parece innecesaria la concurrencia del resto de acreedores de legítima a un negocio al que carezcan de interés.

 

Sin prejuicio de opinión más autorizada.




2.-DOCAMPO VERSUS COLÓN

Las Bodas de Fígaro en el Real. ¡Que lío con el Barbero de Sevilla,
 los personajes van de una Ópera a otra!


El subcapítulo 5.6 trata sobre algunas teorías negacionistas del viaje de Campo. Que también las hay.

Siete: La tesis negacionista

 

También hay quien discute que el navegante de Tuy hubiese conseguido dar la vuelta completa a la isla, pero el dibujo de Cuba que incluimos en estas páginas, facilitado por Neira Vilas, procede de un libro de texto cubano en el que figura que se trata de un “mapa dibujado por Sebastián de Ocampo en 1509 1.

 

Como el Descubrimiento de Colón, como la llegada del Hombre a la Luna, como la imposibilidad de la Paella sin Pollo; el bojeo de Campo también generará una buena parroquia de negacionistas. Le dan la primacía en la circunnavegación de la Perla del Caribe a un baquiano habitual: Vicente Yáñez Pinzón.

 

Este Vicente Yáñez recorrió toda la costa meridional de Cuba y dio vuelta a esta, que hasta entonces por su largura muchos reputaban continente. Vicente Yáñez, habiendo conocido ya con prueba manifiesta que Cuba era isla, siguió adelante y dio con otras tierras en las que ya había tocado el Almirante 2.

 

Pinzón y Solís en cumplimiento de sus capitulaciones (no estaba permitido hacer turismo por libre en plan ir al Tropicana), rastrearon la famosa boca que llevaría al mar de la China, husmeando de las islas Guanajas a Tampico (Méjico), pasando por el Yucatán, del que ni llegaron a enterarse de que era península. En realidad, según se aprecia a través de la copia del padrón de Vespucio que ofrece la carta del museo Oliveriano de Pesaro, esta pareja sí que logró poco, excepto una buena pelea mutua. La disputa fue tan sangrienta que el rey abrió una investigación por si era cosa de meter a ambos en la cárcel. Por otra parte, es cierto que ya en 1500 La Cosa intuyó la insularidad y así la reflejó en su famoso mapa becerro del Museo Naval de Madrid, pero semejante clarividencia no tiene tanto mérito, ya que así se lo revelaron de palabra sus propios habitantes a Colón. Isla era, sí, pero “tierra infinita” y “nadie le había visto el fin”.

Las cartas de Juan de la Cosa y Vespucio mantienen el característico perfil anticuado de Cuba en forma de camarón. Tras la expedición de Campo y los trabajos cartográficos de Morales que son su consecuencia, la figura geográfica de la isla quedará corregida en todos los mapas y cartas que en adelante se confeccionen. No está de más repetir que todo ello,

 

desautoriza las conjeturas relativas al bojeo de estas islas por parte de Pinzón 3.

 

También existe el negacionismo parcial. Mira Caballos reconoce que Docampo fue capaz de alcanzar la isla de Cuba pero “que no llegó a circunnavegar toda la costa”. Vale, es posible que estén equivocados las decenas de contemporáneos que dan noticias de la expedición. Pero ¿cómo es posible que en la relación del viaje se pase de Puerto Carenas (hoy Habana), en el noroeste, a Xagua (bahía de Cienfuegos), en el suroeste? ¿Acaso dio marcha atrás Docampo y se recorrió toda la isla en retropropulsión sólo para, en un más difícil todavía, comunicar dichos puntos sin pasar por el cabo san Antón? ¿Quizás cargó en Carenas las dos carabelas en sendos Chinook que las trasladaron por aire a Cienfuegos? Anda ya, en serio: es imposible.

Además de los opositores frontales al hecho y data del bojeo, existen otros de tipo perdonavidas. Lo que les encocora es el mapa de 1511. Aceptan sí, la honradez de la primera representación canónica y orientada de la isla de Cuba, al fin y al cabo fue realizada por una expedición enviada ad hoc. Pero tendrías que pasar por su cadáver para que den por bueno el dibujo esquemático de las respectivas orillas de enfrente de los estrechos de Florida y Yucatán. La 1ª la descubrió Ponce en 1513, la 2ª, la pisó Hernández de Córdoba en 1517. Y punto. Seamos rigurosos, por supuesto que la expedición de Campo no descubrió esas penínsulas. No fue consciente de que enfrente a la reseñada isla de Bimini y tras la cancunesa bahía de Lagartos, existían importantes territorios. Pero sí tuvo que saber, y probablemente que no de ahora, que por ahí existía algún tipo de tierra: no se pone una rayita ondulada en un mapa por nada. Es posible que menos conocimientos históricos, y más náuticos, hubiesen facilitado a los polemistas una visión alternativa del aparente enigma: la navegación contra el mar en un canal exige dar grandes bordadas de orilla a orilla.




Puedes bajarte Docampo versus Colón en formato electrónico en cualquier plataforma, por ejemplo:

FNAC

Casa del libro

Amazon

Caligrama

Google books

Indigo

El Corte Inglés 

Si lo prefieres en formato papel, estamos sorteando ejemplares gratis y a portes pagados entre los consultantes de notariarajoy o derecho de galicia (241881.blogspot.com) que indiquen su nombre y dirección postal.


3.-TRAGEDIA EN SANXENXO


Mi más sentido pésame a la familia del doctor Juan Tábara, atropellado por una lancha en Sanxenxo. Descanse en paz.

Hay que decirlo: se veía venir. Era el comentario de nativos y habituales: tarde o temprano, iba a haber una desgracia. La causa remota (no me inmiscuyo en temas penales) es sorprendente: el avance de la tecnología. Los modernos trajes isotérmicos de natación han generado una proliferación de bañistas en Silgar-Sanxenxo (y cualquier otra playa gallega) en diciembre, enero, febrero… etc. Formados por varias capas de materiales, en unos puntos más  flexibles, en otros más cálidos, convierten en una experiencia de lo más agradable la natación en aquella lámina de agua, lisa, transparente, de casi un kilómetro. Las aguas a 13 o 14º de invierno ahora son un acicate.

Y se posó allí el cuervo negro de la fatalidad, algo mezclada de desidia: en invierno, tradicionalmente, las embarcaciones fondeaban junto a la playa. Para ver el paisaje, merendar o echar la siesta, para lo que fuera. No había problema: el agua tipo Groenlandia espantaba a los bañistas (antes).

De unos años a esta parte, las incompatibilidades empezaron a aflorar. Todos hemos visto proas y motos de agua pasando a escasos metros de cabezas de nadadores. El mismo día de la tragedia, Jacques Millot se había hecho unos largos cuyo placer se veía alterado, a ratos, por el zumbido de una hélice que se enciende, se aproxima… ¡taquicardia!; hasta que, difuminándose, languidece, recuperando poco a poco el ritmo cardíaco.

A las autoridades de Marina, al ayuntamiento de Sanxenxo: quizá el balizado en invierno de toda la playa sea excesivo, dada la fuerza de los temporales del Sur. Pero en Mallorca he visto boyas a intervalos regulares, incluso sosteniendo carteles que avisan del peligro. Soy miope e iba sin gafas, por lo que debí acercarme al letrero y ¿qué decía? Decía: “Peligro, casa en el acantilado a punto de derrumbarse sobre usted”. Salí disparado; creo que batí el record de Mark Spitz.

martes, 12 de abril de 2022

LOS VIUDOS/AS Y EL DERECHO DE TRANSMISIÓN

La primavera la sangre altera
 

SUMARIO

1.-LOS VIUDOS/AS Y EL DERECHO DE TRANSMISIÓN

2.-CON FEIJÓO

3.-DOCAMPO VERSUS COLÓN



1.-LOS VIUDOS/AS Y EL DERECHO DE TRANSMISIÓN

 

La pregunta en extracto y modificados algunos de sus parámetros  es la siguiente: fallece el causante que instituye heredera a su hija,  dejándole en herencia determinado piso; posteriormente fallece la hija sin aceptar ni repudiar dicha herencia, en estado de casada con determinada señora y abintestato; la declaración de herederos nombra por tal a la hija de la anterior (nieta del 1º causante y dueño del piso) sin perjuicio de la legítima de la cónyuge. La relación entre la heredera final y su madrastra es manifiestamente mejorable, de suerte que no es esperable ninguna colaboración por su parte.

 

Mi opinión, asimismo manifiestamente mejorable, es:

Podemos explicarnos del Derecho de Transmisión como aquella situación en la que, tras haber fallecido el abuelo/a (A), fallece el padre o madre (P) sin aceptar ni repudiar aquella herencia, transmitiendo ese derecho su propio hijo/a y heredero (H). Según tiene declarado el Tribunal Supremo en estos casos la herencia se defiere directamente desde el transmisor  (A) al transmisario (H), sin hacer “escala” en el transmitente  (P), por lo que es innecesario el consentimiento para la adjudicación de herencia del cónyuge viudo (V) usufructuario (de legítima o de totalidad) del transmitente.  Sin embargo, la Dirección General del ramo, en una Resolución opinable, distingue la aceptación de la herencia de la adjudicación de los bienes (supongo que tampoco responde el aceptante de las deudas), con lo que llega a la conclusión de que sí es necesario dicho consentimiento de V. Con la inopinada consecuencia para el Derecho de Galicia de que se vuelve más importante el derecho del viudo que el de los hijos, puesto que el 1º parece un derecho real (usufructo de ¼), mientras que el 2º es un crédito ajeno a la herencia que se puede pagar del bolsillo del heredero.

 Por suerte nuestro derecho nos da los instrumentos para remediar eso; sólo tenemos que utilizarlos. La Ley de Galicia concede a los herederos la facultad soberana y omnímoda (sin intervención de nadie, en especial siquiera del viudo/a legitimario) de determinar la naturaleza de la legítima. Nada impide que el heredero/s asigne en el propio instrumento a la legítima viudal “naturaleza crediticia, pagadera en dinero”, quedando “excluida la atribución como derecho real, sea en usufructo o de cualquier otra clase”. En tal caso la intervención del viudo/a sólo es precisa para la concreción cuantitativa del crédito, nunca para la elección de una modalidad (256) de las previstas en el art. 255. La heredera se puede adjudicar el bien sin intervención de la cónyuge, propiedad que será inscrita en el Registro de la propiedad, y vendida, como libre de cargas y gravámenes, toda vez que los derechos personales (créditos) no tienen acceso a dicho Registro.

Con lo que ya no podrá bloquearse una adjudicación de herencia (ni la venta e hipoteca subsiguientes), por omisión de dicha firma. Con la añadidura, en mi opinión, de que se toma un camino jurídico más conforme a la jurisprudencia del T.S.

 

 



2.-CON FEIJÓO

Quiero ser muy respetuoso con las opiniones políticas de mis lectores pero creo que cuando vienen mal dadas debemos responsabilizarnos todos de nuestro destino: eso y no otra cosa es la democracia. En tiempos de bonanza está bien el voto del desahogo pero cuando en los últimos años cada español se ha empobrecido en un 30%, y ello a pesar de haberse empufado cada familia de 4 miembros en 120.000 euros como cuota proporcional de deuda pública… bueno, es imperioso mirar al frente del camino ¿verdad?

En conciencia, cualquiera de aquellos a los que hasta ahora hemos encomendado los asuntos públicos comparte caracteres con los demás; no voy a decir aquí en que se parecen Sánchez, Casado, Abascal, Iglesias, Montero, Rufián, Ribera, etc. Pero se parecen.

 A Feijóo deben los gallegos haber abandonado la cola de la clasificación (con Andalucía y Extremadura), trepando a la zona templada de la tabla de rentas, con Cantabria y León y aspirando al ascenso. Los gallegos no pagan por morirse; deben 3 puntos menos de IRPF; y las cifras de su Sanidad han sido las mejores de las tristísimas estadísticas de la pandemia. En mi opinión es un político de la sustancia de Suarez o Rajoy… o Felipe o Solana; está hecho de otra materia que los modernos, de los que no dejo de encontrar brillantes y divertidas muchas de sus intervenciones.

En fin, si cuando arrecia la tormenta no nos resguardamos, no podremos quejarnos si atrapamos una pulmonía.

 



3.-DOCAMPO VERSUS COLÓN


El subcapítulo 5 del libro III va de la Conquista de Cuba. La expedición se inicia con el enrolamiento, y de esta fase son las líneas que siguen:


Dejemos eso de momento, baja la marea y se hace tarde para levar anclas. Ya sabemos el dónde, “dos carabelas latinas de doce toneladas”; dadas las corrientes a enfrentar (del Golfo, de Florida), parece que hay que pensar en algo más de tonelaje. El rey había exigido que se enviasen tres carabelas; caso de ser dos, lo habitual era llevar un bergantín de apoyo. Si echamos una ojeada a las bodegas, veremos (con la nariz tapada), además de sacos de alubias, algunos quesos, cecina de res, puercos salados, barriles de vino, ejem, también de agua y, lo temíamos, montones y montones de pan de cazabe. Pero nos falta emitir una opinión sobre los compañeros de viaje; estas jornadas oceánicas a veces se hacen eternas. Como medida de precaución dice Las Casas que no se permitieron soldados a bordo; Ovando confianza en Campo, toda, pero el comendador mayor también sabía pensar en gallego: nunca se sabe cuándo uno de estos chalados se te va a alzar con la tierra. Si hubiera llevado gente de guerra, seguro que no hubiese vuelto y Velázquez no se las hubiese visto con gente desnuda, sino con filos de acero de espadas recién compradas en España.

 

Partió este Sebastián de Campo con 2 navíos, y en cada uno solos marineros, porque no iba sino a saber si aquella tierra era isla o cabo de Tierra Firme, como es dicho.

 

Precaución que no tuvo el propio Velázquez con Hernán Cortés, y así este y su flota, atestada de conquistadores 2.0, se alzó con la tierra de México. O sea que, en la intención de Ovando, para el oficio de los mandoblazos solo estaría el capitán Docampo. Aunque, como más adelante veremos, espadas hubo, más de treinta, más de cincuenta. Que no estuvieron ociosas. Como por añadidura Docampo pobló su gobernación, y bastante, hay que pensar que los expedicionarios superarían con bastantes creces el centenar de pasajeros que dan los historiadores.

 

Asignó esta tarea a Sebastián de Ocampo, quien bojeó la isla con 100 hombres y “a los cuales encomendó mucho (el rey) que, donde quiera que llegasen y estuviesen, tratasen muy bien a los caciques e indios, y que en ninguna manera no consintiesen otra cosa”. Recorrieron el territorio lo que narra Diego Velázquez en su carta de primero de abril de 1514… 1”.

 

Serían apenas un ciento largo, pero no eran desorejados como los de Colón. Lo que es en cuestión de cosmógrafos, contaron con el mejor:

 

Andrés de Morales… debió ser este el piloto experto que acompañó a Ocampo en la misión exploratoria de Cuba 2.

 

ANDRÉS DE MORALES.-Este navegante español nació en Córdoba en 1476, viajó con Colón en la tercera expedición y era piloto y cartógrafo. Según Picatoste, Ovando lo comisionó en 1506 para reconocer las costas de Cuba, haciendo una detallada descripción de sus valles, ríos, montes y sierras, de la cual hace mención Herrera en su década 1ª, libro VI, y Casas en el tomo III de su Historia de las Indias 3.

 

Morales tenía fama de buen piloto y cosmógrafo cuando en 1508 fue encargado por Ovando de recorrer la isla (Española) y elaborar un mapa, cosa que hizo con gran diligencia y pericia, auxiliado por expertos tainos 4.

 

Hombre genial, un auténtico Marconi, Graham Bell o Pasteur, es el descubridor de las corrientes marinas, en particular el Gulf stream, que tan importante papel va a tener en la expedición de Campo “(las aguas) pasan furiosamente entre Yucatán y Cuba,  como es el canal de Bahama, pueden ocupar un espacio más extenso”. La documentación científica del Torrente de Mar, como Morales le llama, será otro de los frutos de esta completísima expedición. Piedra clave del futuro imperio español, esta corriente va a ser la fuerza que impulse las flotas de retorno a la península: el llamado tornaviaje, igual que los vientos alisios lo serán en el viaje de ida.

 

Ovando le encargó que realizara un mapa de la isla de Cuba, describiendo con detalle sus costas, ríos, valles y montes…  Morales contribuyó decisivamente a la importante labor de exploración y reconocimiento de la geografía antillana… Dicho mapa estaba ya terminado en 1509 y la información recogida en él pasó a incorporare al Islario General del Mundo que el cosmógrafo Alonso de Santa Cruz preparó para la Casa de la Contratación de Sevilla 5.

 

No voy a decir que viene a cuento, diré simplemente que voy a defender aquí a Docampo de la crítica de que haber bojeado Cuba contra corriente, porque me apetece. Ya habrá tiempo de continuar con el rol de los compañeros de expedición, este será un libro extenso. El rumor malicioso dice que Docampo era tan burro que bojeó en sentido contrario, es decir, empezando por el Norte de Cuba, de Este a Oeste, y volviendo por el Sur, justo oponiendo las proas a la furiosa corriente de Florida, un brazo del Gulf stream, que por el septentrión circula de Oeste a Este, y por el mediodía, en sentido contrario. Que era un marinero de agua dulce. Que por ese motivo se tiró ocho meses para lo que deberían haber bastado dos:

 

El cual según creo fue por la parte Norte… Tornó hacia el oriente por la costa del Sur… 6

 

Ocampo partió de La Española con dos navíos, remontó la costa del Norte hasta su extremo occidental, dobló el cabo San Antonio y regresó por el Sur, dejando comprobado de una manera definitiva que Cuba no formaba parte del continente 7.

 

Fue Sebastián de Ocampo por la parte del Norte y rodeó la isla… Prosiguió el viaje al Poniente y encontró el cabo de a isla, que allí llaman la punta de San Antón… Tomó hacia el occidente por la costa del Sur… 8

 

Que navegó contracorriente es indudable. Pero, a ver, entiendo que lo hizo a propósito. Que todo el mundo conocía aquellas aguas después de haberlas navegado Colón en dos ocasiones, Campo, unas cuantas, y en infinitas, los cazadores de esclavos como Sancho Camacho: eso es evidente. Las expediciones que trasladaron a La Española 40.000 lucayos, solían parar en Cuba a la ida o a la vuelta para completar bodegas. Además tenemos a bordo a Morales que ha reconocido aquellos mares con minuciosidad, reflejado sus corrientes y vientos, y cuyas cartas serán la base del padrón real en la zona. Navegar el estrecho de Florida contra corriente no es un plato de gusto, el mar te tira contra los cayos, pero si alguien podía hacerlo eran estos hombres. Seamos lógicos, masoquistas, no eran. El Sur se conocía bien, había que entrar por el Norte para ver si aquello era continente; de paso, se perfiló la ruta que había de recorrer Ponce años después. Un estudio científico no siempre se puede hacer por el lado fácil; si así fuera, nadie iría a la Antártida y nos quedaríamos todos en Ibiza. Además, el punto corta-lenguas de Colón estaba en el Sur y tal vez, a haberlo atravesado del revés, deba Docampo la salvación de la sin hueso.

Todo este exordio nos permite volver a conectar con lo que estábamos, el rol de tripulantes. La destrucción de la memoria de Campo a cargo de Colón (don Diego) será tan completa, que la generalidad de los cronistas se declarará maravillada cuando el piloto Antón de Alaminos sea capaz de vencer en navegación la corriente del golfo “por primera vez”, durante la expedición de Ponce a Florida, en 1513. Al parecer, comprobarán “sorprendidos” como la corriente del golfo hacía retroceder los navíos y tenía mayor velocidad que el viento. Por una especie de milagro Alaminos en 1513 es el primero que remonta el Gulf Stream. Se aplica una especie de amnesia colectiva sobre toda la documentación que señala que Campo atravesó el estrecho de Florida en rumbo Oeste. También a él se le quedarían paradas las naves a favor de viento ¿o no? ¿Es que acaso desconectó con un interruptor la corriente del Golfo? ¡Anda ya! Pero lo que más descoloca a los modernos negacionistas de Docampo es que la isla de Bimini (Beimeni) aparezca en el mapa Babilónico (1511), siendo así que Ponce no navegó a Florida hasta el año 13. La solución absurda, pero preferida, es ponerle todo tipo de pegas al pobre mapa. Aquí, sin que sirva de precedente seguiremos la tesis lógica de que Alaminos fue uno de los pilotos de Campo, máxime cuando también lo será del segundo bojeo de Cuba, el de Hernández de Córdoba, donde, por cierto, también tocará la agradable Bimini. Según la Real Academia de la Historia, Alaminos había aprendido el oficio del mar con Colón I en su cuarto viaje que, sabemos, tocó un par de veces en la Azua de Campo. Hombre de carácter que se las tendrá con Cortés, quisiéramos ver un rasgo de humor cuando de su visita a Bimini señala que “no hemos visto la fuente de la Eterna Juventud”, como si no le interesase demasiado. Ponce si creía y, bah, era una fuente que decían andaba por allí: daba dos opciones, beber o bañarse y, en cualquiera de ellas, te permitía recuperar el esplendor de la juventud.

Un oficio indispensable en una expedición de conquista era el Lengua. En realidad, se trataba de un equipo: un indio capturado con antelación en la zona para enseñarle el castellano, practicaba una traducción elemental. Luego, un español al que se le dieran bien estas cosas, vertía los conceptos de la Prehistoria a los del Renacimiento. Existía un buen elenco de traductores nativos, indicios siboneyes procedentes de las razias privadas a Cuba. Pero el intérprete ideológico tuvo que haber sido Juan González La Lengua que así lo fue en todas las exploraciones ovandianas, en particular las dos anteriores, el bojeo de La Española y el reconocimiento de la isla de San Juan, hoy Puerto Rico. Todo un personaje La Lengua, con el que valdría la pena pararse más tiempo del que tenemos. Este leonés, al conocimiento del dialecto, unía una gran habilidad para vestirse a la manera de los indios, tocado de plumas incluido, lo que le permitía mimetizarse en el paisaje y el que no le faltasen novias de ojos almendrados.

En la lista debemos de considerar a “uno que se llama Ordaz”, familia apellidada también por los historiadores Ordás u Ordax. Sus famosos hermanos, Diego y Pedro, llegan más adelante con Ojeda; este debe ser Rodrigo de Ordaz al que dan por venido con Ovando. Encomendero pobre, apenas 4 naborías en Yáquimo, la deuda de 40 castellanos que Campo le exige testamentariamente más parece de mar que de tierra, pues aquellos hombres financiaban las armadas con una especie de crowfunding y Ordaz se apuntó a todas las de Cuba. A su hermano Diego, uno más de aquellos falsos comendadores, le gustaba contar que había sido el primero en escalar el volcán Popocatépetl y, para que constara, obtuvo del rey para su apellido un escudo con volcán. Aunque nadie le había visto allá arriba, lo cierto es que tenía las cerdas del bigote escarchadas de sulfuro amarillo limón. Rodrigo dedujo que éste hecho era el único heroico que su hermano Diego había realizado en su vida. Años más tarde, fue enviado al rescate de Hernán Cortés, perdido en la jungla de las Hibueras. De camino, unos indios le enteraron del fin tenido por otro de los hombres de la tropa cortesiana, el capitán Medina. Na, que le encajaron por todo el cuerpo rajas de teas resinosas encendidas para que se fuese asando a fuego lento. Apanicado, regresó como un rayo a la base, México capital, repitiendo tembloroso que era público y notorio que Cortés había muerto y estaba demás el rescate. El de Medellín acabaría saliendo por sus medios y Diego es posible que manchara las calzas. Sin duda Rodrigo recordaría cuando había coincidido con su querido hermano en Cuba a cuento de una huida desesperada, con los indios flecheros pisándoles los talones. El amigo de Campo pisó en falso y se hundió en el pantano hasta los pechos. Pidió ayuda a su hermano, Diego, y esto fue lo que el futuro Volcán le contestó:

—Perdonad hermano, que el trance no permite más que cada uno mire por sí.

Para heredarle, le robó el bonete que llevaba puesto y huyó. Rodrigo consiguió salir por sus propios medios in extremis, pero el amor fraterno decayó en un porcentaje alarmante.

 

 ¿Quién más? Un detalle que veremos más adelante descubre que se hablaba bastante gallego-portugués a bordo, por lo que habrá que incorporar unos cuantos del elenco de habituales en estas expediciones: El piloto Francisco Gallego, Fernando Gallego, Antón Mariño (Antoño), Fernando Portugués, Alfonso Gallego y un largo etcétera. Habrá hecho muy bien Docampo en su recluta, puesto que no soportó una sola sublevación en casi un año, algo que no hubiera estado al alcance de un equipo colombino. ¿Se embarcó Simón, el hijo indiano del de Tuy? Las fechas dan lugar a pensarlo y si estaba ya en Indias, no habría podido escaquearse:

 

Y mando asimismo a Simón de Ocampo, mi hijo natural que ahora está en la isla de San Juan que es en la Indias del mar Océano, otros cien castellanos de oro para que estos se los den asimismo de las deudas que me deben en las dichas Indias 9.

 

Hay que lamentar que no nos haya dejado una crónica tan deliciosa como la que dedicó Hernando Colón a la perpetua memoria de su padre, que le enroló en su cuarto viaje con la misma voluntariedad que Docampo llevaría de compañero de singladura a su bastardo. Tal vez no lo merecía. Sebastián carecía de química familiar; en su testamento ignora si sus más cercanos están vivos o muertos (a pesar de que ya se había inventado la correspondencia); y el detalle de obligar al matrimonio a su hija para entroncar con los Arce tampoco era obligado en aquellos tiempos, si bien poco dados al romanticismo. Básicamente era un tipo duro, de esos que el lenguaje nos ha guardado memoria en la frase un hombre de armas tomar.

Todavía falta uno; uno que no puede haber fallado pues se apuntaba a todo:

 

A Cortés se le ofreció participar en una nueva expedición para determinar de una vez por todas si Cuba era una isla o una pequeña península 10.

 

Será el propio Hernán quien se encargue de confirmar esta presencia cuando, en su Memorial de Servicios dirigido al Emperador afirme haber servido en Cuba y en ambas fases, pacificación y población, según la clásica bipartición gomariana. O sea penetración (1509) y conquista dura (1513), ambas con la presencia de Campo; la primera, como comandante; la segunda, con jerarquía subordinada. Quizá haya alguien que niegue la presencia del metelinense en la expedición, pero, si contempla estos dos factores, su carácter aventurero y el compacto club de españoles en Azua (una veintena larga), vamos a ver, tendrá que darse cuenta de que eso sería absurdo.