lunes, 16 de julio de 2018

¿EXISTEN HEREDEROS POR DERECHO PROPIO EN GALICIA?

NERÓN EN MÉRIDA: PARA QUITAR EL ALIENTO

Me llama la atención una reciente Resolución de la DGRN fechada a 1 de junio de 2.018, relativa a un Registro de Lugo; que veo han resuelto aplicando el art. 923 CC, vigente en Ponferrada pero no en O Cebreiro, aunque ignoro la vecindad del causante. Dicho artículo, aplicado a la "línea" descendente, implica que si renuncian todos los hijos, la sucesión pasa a los nietos.

Como sabemos, la reforma 2/2006 derogó la vigencia (mejor dicho declaró inaplicable)  a vecinos de Galicia, entre otros, del capítulo III del título III del Código Civil (art. 923 incluido), ya que se remite únicamente al capítulo IV, de donde resulta que los nietos sólo heredan por derecho de representación (y no se puede representar a una persona viva). Si renuncian todos los hijos, corre turno a la línea de los ascendientes y, de no haberlos, al cónyuge.

La ley de 1995 si que declaraba aplicables (por remisión) la totalidad de las disposiciones sobre intestada del C. Civil.

Entiendo que dicha derogación del capítulo III (art. 923) no ha sido un “despiste” de nuestro Parlamento, sino que es coherente con los principios de la ley 2/2006, dedicada a luchar artículo por artículo contra el “derecho propio”, como se refleja en los arts. 182, el 249.1 y sobre todo, el 238.1: son legitimarios los hijos y descendientes de hijos premuertos, justamente desheredados o indignos (no los de padres renunciantes). En nuestra tierra no tiene sentido la polémica de si el art. 923 es aplicable o no a la sucesión forzosa, típica de los casos prácticos.

No se argumente que los herederos abintestato son los “descendientes”, así, in totum, ya que entonces lo serían también los indignos, los justamente desheredados y aquellos cuyos padres hubieran renunciado aunque otros de sus hermanos hubieren aceptado.

Hablaré de "abuelos", "padres" y "nietos": la solución adoptada por del derecho gallego es lógica, puesto que los padres que renuncian a la herencia del abuelo, no privan de ningún "derecho propio" a los nietos: no lo tienen por no existir la "herencia forzosa" de 2/3 al estilo del derecho común. Los padres podrían haber aceptado e instituido heredero a un sobrino frente al que el/los nieto/s sólo podrían alegar un modesto derecho de crédito y no siempre, o no siempre pagadero.

 El derecho de Catalunya, de principios similares al nuestro, ofrece una solución aún mejor, puesto que en estos casos de renuncia masiva prescinde de la línea ascendente, cuando se trata de favorecer al cónyuge.


Nota.-En lo que hay que estar de acuerdo es en que procede nueva Declaración de Herederos para ver si existen parientes en la "línea" de los ascendientes (innecesario el chequeo de descendientes o ascendientes de grado siguiente a eventuales renunciantes) y, de no haberlos (ascendientes), procederá declarar heredero al cónyuge, al estilo catalán.
El que el cónyuge sea acreedor ordinario por legítima no le convierte automáticamente en heredero con derecho de acrecer.
  
Nerón, el gobernante del Pueblo. Fue uno de los inventores del urbanismo y de los derechos sociales de la plebe. Los monjes medievales interpolaron en los textos de Tácito y Suetonio aquello de la persecución de los Cristianos (aun no existìan como tales) y así se convertiría en un monstruo, un milenio después de sus días. Quo Vadis con sus leones tampoco le hizo ningún favor. 
El montaje de Mérida es de los que quitan el aliento. Impresionante.

jueves, 12 de julio de 2018

LA LIBERTAD TESTAMENTARIA GALLEGA ET ALTER

                                                                                                         copyright: Mercedes Rajoy
SANXENXO ON MY MIND


Consultas (múltiples): Con frecuencia se consulta si se puede nombrar heredero pleno (o sea pudiendo vender) al esposo/a, aun habiendo hijos; si se puede instituir heredero al hijo/s sin dejar nada al cónyuge; si el esposo/a usufructuario universal puede guardarse y poseer todo-todo sin que los hijos puedan pedir nada; si se puede dejar heredero a un hijo sí y a otros no (como los pimientos de Padrón); si se puede dejar al cónyuge usufructuario de los gananciales y herederos en pleno dominio a los hijos de los heredados, si… etc. etc.

La respuesta es SÍ a todo. El derecho de Galicia se basa en el principio de la libertad; y, es tan importante, que hasta se puede dejar heredero al esposo en segundas nupcias de los bienes heredados del primer cónyuge. Incluso los bienes que el padre haya heredado de un hijo, el cual a su vez los haya recibido por herencia de la madre, puede este (el padre), dejárselos en herencia a los hijos de su segunda esposa.

Quiere decir que el cariño cada uno lo gradúa a su aire, sin que existan reglas predeterminadas de personas a las que uno deba querer más o menos.

Lo que son los hijos es acreedores, entre lo que se les da en vida o en muerte, de un cuarto del valor de la herencia; acreedores ordinarios, como si se le debe a un Banco. Pero ese crédito frente a cónyuges se diluye, ya que puede darse sin posesión (gravado en usufructo), en cuyo caso se reduce al derecho a pedir un aval mientras viva el viudo/a. O puede retrasarse la obligación de pago hasta el fallecimiento de ambos esposos. Además, las causas de privación del crédito legitimario son más amplias que en el derecho común, bastando los desprecios de obra (aun sin mediar palabras injuriosas) o la privación de ayudas (alimentos) a los padres, esté o no justificada por un motivo legítimo o sea un trato similar al hijo.
 De suerte que:
-Puede nombrarse heredero de todo al hijo y de nada al esposo.
-Puede nombrarse heredero de todo al esposo (pudiendo vender) y de nada al hijo.
-Puede nombrarse heredero a un hijo sí y a otro/s no.
-Puede nombrarse heredero de todo a un sobrino (habiendo esposo e hijo).
-Puede nombrarse usufructuario universal al esposo (y el hijo no puede pedir nada).
-Puede dejarse el usufructo de gananciales al esposo y el resto en propiedad al hijo.
Etc., etc. Todo lo que la voluntad y el cariño manden.

Otra serie de consultas se producen por padres preocupados por si faltaren, siendo sus hijos menores o incapaces: es decir sobre el nombramiento de tutor, siendo frecuente también la pregunta por sus diferencias con el administrador. Esto es lo que suelo contestar (y que seguro que es manifiestamente mejorable):

El tutor es el que hace de padre y de madre de los que les faltan ambos. Deben nombrarlo ambos padres de común acuerdo en documento público: suele aprovecharse el testamento para ahorrar. El notario lo comunica por internet al registro civil. Tiene que ser “uno sólo”, aunque se admite la posibilidad de que se nombre al hermano de uno de los padres y al cónyuge de este.
Ahora bien, una cosa es la tutela en sí (si el hijo vive aquí o en Berlín, si se le opera a vida o muerte o no…), y otra la administración de los bienes: puede separarse ambas cuestiones. Todo el que deja bienes a alguien (sea o no padre) tiene derecho a nombrar administrador; en esto no tienen porque coincidir ambos cónyuges. Además, la tutela se acaba a la mayor edad (18 años); en cambio a la administración se puede poner un límite mayor (ejemplo, hasta que cumpla 25 años). Otra diferencia es que la administración puede convivir con la patria potestad (del viudo/a); en cambio la tutela la suple.
Si no se dice nada, la administración coincide con la patria potestad (de aquel de los padres que sobreviva) o con la tutela. Pero, insisto, se puede separar en el testamento la administración de la tutela.

*Nota: pensaba escribir padre/madre; esposo/esposa; hijo/hija; pero me he convencido de que es una glpll. Por lo mismo habría que escribir persona/persono, la sociedad/el sociedod, la humanidad/el humanidod, etc.
Esperaré a que la Real Academia me ilumine con algo convincente.

lunes, 2 de julio de 2018

¿QUIEN SE QUEDA CON LAS ESCRITURAS? ETC.

Geco o salamanquesa de Madrid (salvaje, no mascota). En Galicia, sólo en Monforte


Pregunta: ¿Donde se deposita el texto firmado por las partes en una notaría? Soy gallega domiciliada en Arteixo, residente en Perugia (Italia) conservando la nacionalidad española. ¿Puedo acogerme a la ley sucesoria y en general al derecho de Galicia? ¿Existe una ley general de sucesiones para toda España a la que esté sometida igualmente?


Los instrumentos firmados quedan en poder de la administración: durante veinticinco años, a cargo del notario autorizante o su sustituto; pasado ese plazo pasan al archivo. Las copias que circulan van firmadas exclusivamente por el notario a cargo del protocolo. En A Coruña el archivo está en el propio Colegio Notarial; si la firma se produjo en otro lugar, pregunte de todos modos en el colegio. Si quiere nueva copia o exhibición de las firmas, le pedirán que acredite un “interés legítimo”, como ser firmante del documento, compradora, heredera, etc.

Siendo vd. española y gallega, puede optar perfectamente por la ley gallega a la hora de otorgar su testamento (professio), aunque también puede elegir el la ley del País de su actual domicilio. No existe ninguna ley sucesoria general para toda España; se aplica el derecho propio de cada Comunidad y nada más: en Galicia, la ley Galicia 2/2006 (click). Lo que existe es una norma que se aplica en muchos sitios (Código Civil o derecho común), por ejemplo en Madrid, Andalucía, Canarias, Castilla, Asturias… Pero no en Galicia, Cataluña, País Vasco, Navarra, etc., y demás Comunidades Autónomas que tienen derecho propio.

Solo perdería la vecindad civil gallega si: 1º) Hubiera residido en otra Comunidad española (Cataluña, Madrid...) y hubiera optado ante el juez por esa nueva vecindad; 2º) Si hubiera residido en esa nueva Comunidad durante diez años, sin declaración en contrario.

La diferencia básica del derecho gallego con otros peninsulares o europeos de origen latino, es que la herencia es libre y se pueden dejar los bienes a quien uno quiera. Por ejemplo, en el derecho común, el que tiene hijos o descendientes debe dejarles los 2/3 de la herencia (puede disponer solo de 1/3); y, si no los tiene, debe dejar la mitad a sus padres o ascendientes (puede disponer sólo de ½): son los llamados “herederos forzosos”. En Galicia se puede disponer  con libertad del 100% de la herencia, independientemente de los parientes que a uno le queden: no existen herederos forzosos.

 Los descendientes son acreedores ordinarios de un cuarto del valor de la herencia, derecho que frente al cónyuge puede verse diluido por instituciones como el usufructo de la legítima, el pago con bienes del último en fallecer o la cautela socini (: el que reclame el pago, queda desheredado). Entre esposos, es frecuente que los muy mayores o ancianos se instituyan herederos en pleno dominio (pudiendo vender y/o hipotecar) para financiar los cuidados del superviviente, a veces en una Residencia; por el contrario, los más jóvenes prefieren dejarse solo el usufructo “por si éste/ésta se casa con otro/otra”: el usufructuario usa o disfruta, pero no puede disponer.

Además existen instituciones muy antiguas, como la “herencia en vida o pacto sucesorio”, que permite adjudicar sucesoriamente bienes a los descendientes sin necesidad de morirse, con la consiguiente exención fiscal.

Gracias por su pregunta.