lunes, 15 de enero de 2018

COSTE Y PLAZO DE UN DIVORCIO SENCILLO

Consulta pública a “Formulario de Contacto”: Hola, somos una pareja que al año de casarnos hemos tenido serias discrepancias por causa de (…) y hemos decidido divorciarnos. No tenemos hijos ni nada en común excepto una cuenta que ya hemos repartido. ¿Cuánto nos costaría el divorcio? ¿Cuánto tiempo tardaría? ¿Qué papeles hacen falta?

Respuesta:

Como vais al grano, Jacques también. El divorcio os cuesta, todo incluido, 308 euros y 77 céntimos (308,77 (€)). En cuanto a la tardanza, como mucho un par de días. El papeleo se reduce a presentarse en el Notario con el Libro de Familia y los DNI. respectivos. Si no hay Libro de Familia, basta un Certificado de matrimonio que expide gratuitamente el Registro Civil.

Por ampliar un poco:
El divorcio es un Acto Jurídico que puede otorgarse ante Juez (cuando hay hijos menores o incapacitados), o, de mutuo acuerdo, ante Secretario Judicial o Notario. Me referiré a esta última modalidad. Consiste en protocolizar un convenio regulador equitativo que suele ser un modelo standard cuanto el matrimonio no ha producido apenas efectos económicos. Los notarios cobran este tipo de documentos por folios: un convenio sencillo típico junto con la escritura suelen ocupar de 5 a 10 folios, pongamos 7. La factura, IVA incluido y copias, ascendería a 188,77 euros (te pongo un ejemplo). A eso debe sumarse la factura de un letrado que, si se recurre a uno de los llamados “expres”, publicitan una factura de 120 euros. Total los 308,77 euros dichos.




La tardanza dependerá del notario al que se acuda, que nunca será demasiada porque solo tiene que comprobar que hayan transcurrido al menos tres meses del matrimonio y la inequívoca voluntad de los cónyuges de divorciarse. Pongamos que el más “Usain Bolt” te lo hará en el día y que, el más tranquilo, se tomará una semana. Luego, el propio notario remite copia de la escritura al Registro Civil –gasto incluido en la factura-, para que inscriba el divorcio: esa parte puede tardar un poco más. Pero, desde el primer segundo, ya estáis divorciados y el matrimonio disuelto.

Por último, recomendaré una vez más que, siempre que exista una duda, contienda o discrepancia, se asesore cada uno lo más exhaustivamente posible.



Navidades con bichos (fotos Mercedes Rajoy): Las submarinas están tomadas con una go-pro.





Calamares a patadas ¡pero no los fríen!
Tortuga coja por hélice: pobriña.
Si no buceas, no vayas al Índico:  its the only affair.





jueves, 11 de enero de 2018

HERENCIA FORZOSA "A LA CASTELLANA"



Foto by Mercedes Rajoy

Pregunta a Enrique Rajoy: Se trata del testamento de un casado por 2º vez (en régimen de separación), con hijos del 1º matrimonio, el cual, en su cláusula primera “lega a su esposa, con cargo al Tercio de Libre Disposición, el automóvil, el tractor, los muebles y el usufructo de la vivienda por cinco años”. Añade que “Con subordinación a lo dispuesto en la cláusula anterior, lega a su esposa la cuota vidual usufructuaria. Testó hace unos cuatro años y falleció poco después. ¿Podrías explicarme con claridad que significa todo esto?

Respuesta salvo mejor opinión y sin pretensiones de sentar cátedra:

Deduzco que el tal re-casado (le llamaré “el causante” a partir de ahora)  no era gallego puesto que aquí no se aplican restricciones a la libertad de testar.
Puesto que me hablas de “tercios”, el causante debió haber sido castellano, leonés, asturiano, andaluz, murciano, etc.; en todos esos sitios rige el derecho común que establece derechos de “herencia forzosa”: es decir que un padre no es libre a la hora de hacer testamento. Las dos limitaciones más importantes son la de la herencia “por tercios” y la de las “reservas”.

--LOS TERCIOS (que no los imperiales) quiere decir que la herencia de los padres se divide en tres partes de las cuales los hijos forzosamente tienen que llevar DOS (TERCIOS). Cada tercio tiene un nombre y son estos:

EL TERCIO DE LIBRE DISPOSICIÓN: Con él se puede hacer lo que a uno le dé la gana: dejárselo a la esposa, a un sobrino, a hijos, a Médicos sin Fronteras, etc.
Pues bien, con cargo al “Libre” el causante ha dejado a su 2º esposa, según parece, el automóvil, el tractor, los muebles y el usufructo de la vivienda durante cinco años. Si uno no está conforme o quiere comprobar que todo esté en regla, deberá valorar la herencia y ver si todo eso cabe en el tercio (activo menos pasivo). El valor del usufructo temporal es proporcional al valor total de los bienes en razón de un 2% por cada período de un año.

*Por ejemplo, supongamos que la casa vale 60.000 euros; que cada una de las otras cosas (muebles, coche, tractor) vale 1.000 cada una, 3.000 en total; que el resto de la herencia vale otros 27.000 euros y que no hay deudas a restar. Total: 60.000+3.000+27.000= 90.000. El tercio serían 30.000.
**Bienes legados: El usufructo temporal de la casa vale 6.000 euros (a razón de 1.200 por cada uno de los 5 años al 2%); el resto 3.000. 6000+3000= 9.000, valor total.
 ***En tal caso, sería correcto, pues 9.000 es menos que 30.000 y por tanto cabría el legado dentro del “Tercio de Libre Disposición”. El legatario puede quedarse las cosas legadas en propiedad, como muebles, coche y moto y venderlas si quiere (ojo, ve abajo las “Reservas”); la casa debe devolverla al acabar el plazo del usufructo sufragando, eso sí, los consumos.

Si llegamos a la conclusión de que el testador se ha pasado del tercio, se puede pedir la “Reducción” del legado en el Juzgado.

¡Ojo! Es distinto decir “lego el tercio de libre disposición” a decir “lego con cargo al tercio de libre disposición tales o cuales cosas”. En el primer caso hay que entregarlo todo y agotar el tercio; en el segundo, solo las cosas concretas legadas (y mientras uno no se “pase”), quedando el resto para los herederos-hijos.

EL TERCIO DE MEJORA.-Este es uno de los dos/tercios que forzosamente son para los hijos, pero con dos especialidades: 1) No es necesario repartirlo por igual entre hijos, pero a alguno o todos debe ir; 2) Queda gravado en USUFRUCTO A FAVOR DEL CÓNYUGE VIUDO. Es a esto a lo que se le llama la CUOTA VIDUAL USUFRUCTUARIA.

Quiere decir que este tercio “de Mejora” el viudo lo USA (por ejemplo, si recae sobre un garaje, aparca en él) y lo DISFRUTA (es decir, recoge los frutos, sean manzanas o cobro de alquileres: los llamados “Frutos civiles”). Lo que el viudo no puede es DISPONER, como venderlo, hipotecarlo o testarlo y cuando se muera, pasará al hijo que le toque, o a todos por partes iguales si no se dice nada.
¿Cómo se determina?: el viudo/a y los hijos de mutuo acuerdo, deberán formar dos montones de un tercio cada uno (del tercio “libre” ya nos hemos olvidado). Una vez determinado que bienes forman parte del “Tercio de Mejora”, la viuda los usará y disfrutará hasta que se muera, ya que este usufructo es vitalicio, no temporal como el anterior.

Como esto suele ser una lata y fuente de problemas, lo mejor suele ser acordar con la viuda el pago de una cantidad a fondo perdido o de un bien en propiedad, con lo que quedará liquidada su cuota viudal.

Si no conseguís poneros de acuerdo, deberéis acudir al Notario que sacará perito de una lista aleatoria, siendo válido lo que este perito decida (1057Cc).

Y EL TERCIO DE LEGÍTIMA CORTA es el más facilito de todos, pues se reparte a partes iguales entre los hijos o descendientes de hijos muertos. Nadie más puede tocarle.

El término “CON SUBORDINACIÒN”

El término “con subordinación” en este contexto quiere decir “además, a mayores, o con independencia de lo anterior”. Es decir que le adjudica tales o cuales cosas “con cargo” al tercio de libre disposición, y ADEMÁS la cuota vidual usufructuaria, es decir el usufructo vitalicio de otro tercio enterito, llamado en este caso “de Mejora”.

Las “RESERVAS”

En el “derecho común” existe otra limitación a la libertad de testar de los casados por segunda o más vez: Las Reservas. Estos re-casados están obligados a reservar, a favor de los hijos y descendientes del primer matrimonio, la propiedad de los bienes que hayan adquirido de su difunto consorte por sucesión o donación.

La ley civil de Galicia desconoce el derecho a la herencia forzosa (por tercios) y muy especialmente determina en su art. 182 que no habrá lugar a la reversión legal ni a la obligación de reservar. Pero esta normativa sólo es de aplicación a los causantes (fallecidos) gallegos. 

Gracias por tu pregunta.


miércoles, 10 de enero de 2018

CARTA A LOS REYES MAGOS

Existen en el mundo dos iglesias dedicadas a los Reyes Magos: la catedral de Colonia y la buena, que es la de los Santos Reises y está en Bueu (la que ves). La ruta de senderismo no te dejará indiferente. 

Queridos Reyes Magos:

Este año he contestado muchas consultas de Derecho de Galicia, aunque me temo que alguna merecería el carbón. Vale, quiero decir que más o menos he sido bueno.

El juguete que me gustaría es un Servicio de Resolución de Recursos contra calificaciones registrales en materia de Derecho de Galicia. Un organismo autonómico, como el catalán, radicado en nuestra Tierra, quizás en Mondoñedo. Ved, majestades, que la práctica diaria, muy bien intencionada y de altísimo nivel jurídico eso sí, está haciendo pupita a nuestro derecho tradicional: me acaban de comunicar que la venta de bienes confesados necesita el consentimiento de unos tales herederos forzosos. Deduje que esos forzados son galeotes condenados a remar en galeras! ¿Hice bien? Y no es que este niño pretenda sobornaros, sé que sois mágicos y no necesitáis nada, pero ¿a qué revestidos de unos mantones de mayoría absoluta lucen más guays vuestros camellos? ¿Sabéis cuando tuvo que ver la reciente reforma civil y fiscal en la última absoluta?


Si me traéis el juguete, prometo ser mas aplicado el año que viene. 

jueves, 28 de diciembre de 2017

PARTIJAS NO-UNÁNIMES "A LA GALLEGA"



 Algunas cuestiones discutibles y algunas opiniones francamente mejorables:

--¿Cuántos y cuáles deben intervenir? La ley (294 y ss. LG) dice que deben intervenir al menos dos “partícipes” que representen una cuota de más de la mitad del haber partible. O sea, no hay duda de que pueden hacer la partija dos herederos, si en total son tres por igual, tres sobre cuatro, etc., ya que representarían “más de la mitad”; y que no podrían hacerlo uno sobre dos o dos sobre cuatro, ya que representarían “la mitad justa”. El caso controvertido es si el viudo/a usufructuario, sea de cuota vidual, sea de totalidad, hace mayoría. Por ejemplo: ¿uno de los dos hijos herederos a partes iguales, más la viuda usufructuaria, pueden partir por sí solos, prescindiendo del otro hijo? La respuesta debe ser SÍ porque la Ley (295) ha evitado la palabra “herederos” a la hora de conformar la mayoría, señalando que son los “partícipes” los que están facultados para hacer la partición. Esa palabra, “partícipes”, remite a las normativa de la comunidad de bienes, por ejemplo en el art. 406 CC, y significa “los que participan en una comunidad” en la que, indudablemente, también participa el viudo usufructuario, sea de cuota legitimaria, sea de totalidad. El cambio de término legal nos indica que el legislador ha previsto que el viudo/a sume para hacer mayoría.

--El latazo de los plazos: El sorteo requerido (entre 5 peritos) no podrá realizarse hasta que hayan transcurrido 30 días hábiles de la última de las notificaciones y 60 días hábiles desde el requerimiento al Notario. Muchos dudan si son 60 o 90 (60+30).

A mi juicio son 60, siempre que queden cubiertos los 30 desde la última notificación. Una forma aceptable de redactar el requerimiento inicial puede ser: “El sorteo de partidor se celebrará el día x, es decir transcurridos 60 días hábiles del presente, siempre que para entonces hayan transcurrido 30 días hábiles desde la última de las notificaciones o publicaciones, procediéndose en caso contrario, a la notificación de nuevo señalamiento de fecha que cumpla dicho requisito. Las actuaciones se suspenderán si se notificare en plazo la opción por la partición judicial en los términos legales”.

--Notificación a los no-promotores de la partija: Mucho ojo si residen en el extranjero, Comunidad Europea incluida: una Resolución de la DGRN viene a exigir que dicha notificación se practique vía auxilio diplomático, judicial o notarial que, como no funcionan en la práctica, la convierten en imposible. En la duda, haz siempre las publicaciones (BOPA, Tablón Ayuntamiento, Periódico), sobreentendiendo que “no existe domicilio conocido a efectos de notificaciones”. Como ese es un expediente lamentable, puesto que esas publicaciones no las lee nadie, lo ético además es notificar a la persona por los medios previstos en las leyes del País de que se trate. Por ejemplo, en el Reino Unido, la comprobación de la recepción se efectúa vía internet, que indica la persona receptora, la hora y el minuto. Mejor que aquí.

--La Ley tiene dos erratas patentes:

Una: En el art. 306, donde dice que la escritura de Partija la suscribirá el partidor designado y en el caso del art. 303, “los partícipes que representen la mayoría calificada (sic)”. Se refiere a la mayoría cualificada del 75%, que permite prescindir del principio de homogeneidad de los lotes: en tale casos suscribirán la Partija tanto el perito como los miembros de dicha mayoría. El asunto es que eso lo regula el art. 304, por lo que la remisión al 303 es errónea.

Dos: Dice el art. 307 que, una vez realizada, el Notario notificará la Partija a los ausentes conforme a los arts. 295 y 296. El art. 295 no dice nada sobre notificaciones: la remisión, evidentemente, se refiere a los arts. 296 y 297.

Para terminar, abundaré en la opinión de que la principal ventaja de la partija inunánime “a la gallega” es que permite elegir despacho profesional a diferencia de la regulada en el derecho común, que obliga a seleccionar aleatoriamente al perito, extrayendo su nombre de una lista oficial.

jueves, 21 de diciembre de 2017

AUMENTAR O REDUCIR METROS A LA FINCA

 
Sanxenxo
Pregunta a Enrique Rajoy:
Soy titular de una finca escriturada y registrada con 1.000 metros cuadrados, pero catastrada con 1.080 m2, siendo la superficie real de 1.100 m2. ¿Puedo escriturar la venta constando ya los 1.080 metros cuadrados del catastro y que todo quede en regla?

Respuesta: Sí.

El AUMENTO Y/O DISMINUCIÓN DE LAS FINCAS está regulado por el artículo 201 de la Ley Hipotecaria; si te animas a leerlo te aconsejo empezar por el final (el punto 3) y no por el principio (el 1), es decir ir de lo fácil a lo difícil.  Este artículo nos presenta una ESCALA RICHTER DE GRADOS de dificultad para la constatación (mediante escritura o acta registrables) de las diferencias de cabida en las fincas. Estos son:

GRADO UNO.-Cuando la diferencia no exceda del 5% de la cabida inscrita, se considera rectificación y no hace falta ninguna justificación. O, sea hasta +/- 50 metros en una finca de 1.000.

GRADO DOS.-Cuando la diferencia no exceda del 10% de la cabida inscrita, hay que acreditarla mediante certificación catastral descriptiva y gráfica georreferenciada (la obtiene el notario por internet). O sea hasta +/- 100 metros en una finca de 1.000. Si la catastral certifica 1.080, no hay problema a adaptarla a eso, sea en la escritura de venta; sea en Acta anterior o posterior que otorgue el vendedor o el comprador.

GRADO TRES.-Cuando la diferencia no exceda del 10% de la cabida inscrita y no se pueda acreditar con certificación catastral, por no estar ajustada a la realidad, hay que instar en el notario el expediente de representación gráfica alternativa. El acta incorpora un plano técnico, ajustado a las coordenadas y a la cartografía catastral y exige notificar a los colindantes, para que en plazo de 20 días aleguen lo que les convenga. Si no hay oposición ni dificultades técnicas, la alteración catastral se realiza en plazo de 5 días, de modo que el notario ya incorpora en el documento público la certificación catastral rectificada, procediéndose como en el grado 2º. O sea, se pueden alcanzar hasta 1.100 metros en una finca de 1.000, con una espera que no debe ser superior a dos meses. Se acelera si consigues que los colindantes comparezcan en el notario.

GRADO CUATRO.-Cuando la diferencia exceda del 10% de la cabida inscrita existen dos expedientes de carácter garantista, basados ambos en certificaciones de Registros públicos, notificaciones a interesados –que no deberán manifestar oposición justificada- y publicaciones en Diarios oficiales. Las 2 alternativas son: O, por vía notarial (el 201.1), o por vía Registral (art. 199LH, supuesto en que quien notifica es el registrador). Ponte en los tres meses. En todo caso debe acompañarse al documento notarial la representación catastral o la “alternativa”: no se puede registrar lo no catastrado.

 GRADO CINCO.-Los grados 1º, 2º y 3º requieren que el registrador no albergue dudas sobre la modificación, considerándose problemática la reiteración de rectificaciones o la manifestación exacta de superficie con motivo de divisiones o segregaciones. De darse alguno de estos factores de duda, las rectificaciones de hasta el 10% deberán tramitarse conforme al grado 4º, es decir el expediente del 201.1 (notarial) o 199 (registral).

GRADO SEIS.-Si en cualquiera de los 5 grados anteriores se manifiesta la oposición justificada de colindantes, titulares o interesados, deberás acudir al Juicio declarativo donde el Juez, tras escuchar a las partes, decidirá lo que proceda. Ponte en años.

En resumen, en principio no hay problema para aumentar sobre la marcha la cabida de una finca de 1.000 metros cuadrados hasta los 1.080, si eso es lo catastrado (no excede del 10%). El propio notario, que tiene obligación de obtener la catastral georreferenciada vía internet, incorporará la operación a la compraventa. O, si se prefiere, también puede hacerlo el vendedor o el comprador por Acta anterior o posterior a la compraventa. Tampoco debe haber problema en llevarla hasta los 1.100 metros cuadrados reales, aun no catastrados, (no excede del 10%), instando en el notario el procedimiento “alternativo” y siempre que no se opongan los colindantes. Si el aumento o reducción de cabida que exige la realidad supera el 10% de la inscrita, puedes acudir a los expedientes de Jurisdicción Voluntaria (el notarial o el registral) o, de existir oposición, al Juicio correspondiente.

martes, 19 de diciembre de 2017

OLVIDARSE DE LA LEGÍTIMA

Foto: Mercedes Rajoy

Pregunta pública a "Formulario de Contacto": Quiero instituir heredera universal en pleno dominio (no sólo en usufructo) a mi esposa pudiendo vender, hipotecar, operar en banca y, en general, hacer lo que quiera con todos los bienes tanto privativos como gananciales, pero me parece muy feo poner en el testamento que dejo a mi hijo la legítima. Me gustaría saber como puedo hacer el testamento sin que aparezca que le dejo a mi hijo la legítima.

Respuesta:

Muy sencillo; haciéndolo. Haz un testamento en el que otorgas lo siguiente: “Instituyo heredera universal de todos mis bienes, derechos y acciones, en pleno dominio, a mi esposa doña Emilia Pardo Bazán”. Y ya está, si eres gallego no hace falta que pongas nada más aunque tengas hijo/s. La legítima no la dejas tú, la deja la ley ya que los hijos no son herederos: son acreedores ordinarios de un cuarto del líquido hereditario, como si le debes al Banco de Santander.

¿Cuál sería el efecto de ése testamento? Pues que se le debería la legítima al hijo, lo mismo da que se lo pongas por escrito, que no se lo pongas. En efecto, dice el art. 258 de nuestra ley que la preterición (significa: no decir nada sobre la legítima) intencional de un descendiente no afecta a la validez del testamento y que “el legitimario sólo tendrá derecho a percibir su legítima”.

La cosa viene de la diferencia entre preterición “intencional” (a propósito) y “no intencional” (sin querer). La típica preterición “no intencional” es cuando al cabo de 10 años de tu muerte extraen del nicho un huesecito y determinan que tenías un hijo del que no sabías. La ley supone que, de haberlo sabido, le hubieras querido y, en tal caso (preterición no-intencional), anula la institución de heredero.

Por eso debe quedar claro que lo que haces, lo haces “a propósito”, no porque te hayas olvidado de que tienes un hijo. Pero la propia estructura del testamento ya lo deja suficientemente claro: este consta de una parte “Expositiva”, donde constan los “Datos de filiación” (EXPONE: I.-Ser natural de Sanxenxo, hijo de Ginés y Rosalía, nacido el 1 de enero de 1.953; II.-Hallarse casado con doña Emilia Pardo Bazán de cuyo matrimonio, único contraído, tiene un hijo llamado Camilo; III.-Regirse su sucesión por el derecho de Galicia); y una parte “Dispositiva” u otorgamiento (Esto expuesto, OTORGA: “Instituyo heredera universal de todos mis bienes, derechos y acciones, en pleno dominio, a mi esposa doña Emilia Pardo Bazán”). Por eso digo que en el testamento normal, si no citas en el OTORGA a tu hijo/s, ya queda bastante claro que la preterición es intencional, porque antes los has reconocido en el EXPONE. Si eres un preocupado y quieres que quede hiperclarísimo que la preterición es intencional, puedes completar así el expositivo II: “II.-Hallarse casado con doña Emilia Pardo Bazán de cuyo matrimonio, único contraído, tiene un hijo llamado Camilo, siendo intencionales las disposiciones que otorga sobre sus citados parientes”.

Habitualmente en estos casos de institución plena al cónyuge, al hijo se le nombra heredero de repuesto que en derecho se llama “heredero sustituto”. Quiere decir que nombras heredera plena a tu esposa y, si te sobrevive, ella dispone como le venga en gana. Pero si ella muere antes que tú, renuncia o es incapaz de heredar, en tal caso hereda el “sustituto”, o sea el hijo. En tal caso la “Parte Dispositiva” diría algo así: “OTORGA: 1º.-Instituyo heredera universal de todos mis bienes, derechos y acciones, en pleno dominio, a mi esposa doña Emilia Pardo Bazán. 2º.-Sustituyo a mi esposa y heredera por mi hijo don Camilo”, donde también podrías colgar lo de la “intencionalidad”.

Supongo que tienes claro que en el testamento que propones el hijo podría reclamar a tu esposa el cuarto del valor líquido en cualquier momento. Existen medios para atemperar eso, en especial cuando los hijos son comunes, como el gravar en usufructo la legítima y otros expedientes que no vienen al caso.

Existiendo una disposición tan fuerte a favor del cónyuge, a veces lo justo es que sea recíproca, es decir, tú la nombras heredera plena a ella y ella te nombra a ti, la cual si se otorga en un testamento común para ambos esposos (mancomunado) obliga a notificar al otro, si uno de ellos cambia de idea.

lunes, 18 de diciembre de 2017

PISO DE SOLTERO CON HIPOTECA DE CASADOS




Las Palmas "vieja"

Pregunta a Enrique Rajoy: Piso propiedad de uno sólo de los novios que van a contraer matrimonio, el cual lleva años pagándolo con un préstamo hipotecario. Se quiere saber en qué porcentaje lo hará suyo el otro, si, tras la boda, se sufraga el préstamo con fondos gananciales.

Respuesta:

Me hablas de un piso que titula tu prometido, gravado con un préstamo hipotecario y preguntas en que porcentaje pasaría a tu nombre si lo seguís pagando con fondos gananciales tras el matrimonio. La respuesta es en ninguno: si el piso está a nombre de tu novio, aunque ahora os caséis y lo paguéis con fondos matrimoniales o, incluso aunque lo pagases tú sola, seguirá siendo figurando a nombre de él hasta que se muera.

La clave está en la diferencia entre “derechos reales” (del latín “res” que significa “cosa”, o sea “derechos de cosas”) y “derechos personales”. Los derechos reales son rígidos, para evitar los pleitos perpetuos: tal como se adquiera una cosa, así será para siempre. Si se adquiere de soltero, es privada aunque uno luego se case. Si se adquiere de casado con fondos en todo o en parte gananciales, pues es ganancial (en todo o en parte) y, si uno luego se divorcia, sigue siendo “ganancial en liquidación” hasta que se liquide.

Los derechos personales, por el contrario, son flexibles, y se adaptan al caso concreto. Consisten en relaciones económicas, o sea “me debes x euros”. Si te casas en las condiciones que me dices, tendrías derecho a ser indemnizada, de disolverse el matrimonio, con el importe de lo que hubieses pagado: de haberse hecho el pago con dinero ganancial, de la mitad. Es decir, valga el caso, de 35.000 euros. Eso, porque serías una poseedora de buena fe; y la típica posesión de buena fe es la del matrimonio. Pero el piso seguiría titulándolo tu futuro marido, te pongas como te pongas.

La solución es muy fácil si existe voluntad. Basta otorgar una escritura pública de “aportación a la sociedad de gananciales” que está exenta de impuestos. Se calcularía el valor de lo ya pagado por tu prometido, pongamos 30.000 sobre un piso de 100.000 y este retendría el porcentaje correspondiente, o sea el 30% indiviso. El restante 70% se aportaría a la sociedad de gananciales por causa onerosa (previsible pago ganancial). El piso quedaría registrado como privativo de él, en cuanto a un 30%, y, ganancial de los dos, en cuanto al restante 70%. Para venderlo, hipotecarlo, darlo etc., sería indispensable la firma de ambos.

No hay prisa. Por un lado, existe la protección económica, ya señalada, para los gastos hechos de buena fe; por otro, la protección especial que la ley da al “domicilio conyugal”, si ese es el caso: caso de ruptura el juez puede asignar su uso al cónyuge no-titular (sobre todo si le asigna la custodia de los hijos); además, para disponer de él, se requiere el consentimiento de ambos cónyuges, consentimiento que puedes condicionar al reconocimiento del “valor” de tu aportación. A las malas, ese reconocimiento se podría obtener también por vía judicial.


Espero que estéis “a las buenas” para siempre.

La llamada "casa de Colón". El Almirante hizo escala en Las Palmas y se supone que descabezó aquí un sueñecito...