martes, 20 de noviembre de 2018

EL BANCO DA EL DINERO DEL VIUDO/A A LOS HIJOS

(Hoy toca un tema recurrente, pero, precisamente por eso, hay que reiterar la contestación)

Pregunta: Mi fallecido esposo, gallego, me dejo usufructuaria de la totalidad de su herencia y herederos a nuestros dos hijos a partes iguales. Ahora el Banco dice que solo me entrega el 50% de las cuentas, por mis gananciales, y que el otro 50% se lo entregará a mis hijos, salvo que ellos consientan dármelo a mí. ¿Eso es así?


Respuesta: No, el Banco tiene que respetar el testamento y entregarte el 100% de los depósitos, sin intromisiones ajenas: es decir, deben entregarte el uso (la titularidad de las cuentas) y el disfrute, o sea los rendimientos. No deben entregárselos a los hijos ni condicionar la entrega a su consentimiento, ya que no fue esa la voluntad del testador. Y, si lo hace, deba asumir las consecuencias e indemnizar el daño causado.



El tema está muy claro: El Derecho de Galicia admite el usufructo vidual de totalidad. TODO SIGNIFICA TODO, prevaleciendo sobre las legítimas (art. 228). El único derecho de los hijos que teman ver menoscabado su crédito legitimario es el de pedir aval o fianza (art. 231), pero eso se reclama en el Juzgado, si no se cumple voluntariamente: el Banco no tiene vela en este entierro.



¿Porqué hacen eso? Creo que confunden el derecho gallego con el vigente en otros territorios peninsulares (Castilla, Andalucía, Extremadura...), donde los hijos son titulares de "derechos forzosos" a 2/3 de la herencia, diga lo que diga el testador, y la concesión de usufructo vidual de totalidad entraña una especie de negociación entre hijos y viudo/a. Al contrario, en Galicia prevalece absolutamente la voluntad testamentaria y el causante puede rebajar el papel de los hijos todo lo que le dé la gana. Incluso puede no dejar nada a los hijos, con toda la intención, y el testamento es igual de válido.



¿Arriesgan los Bancos que siguen estas políticas? ¡Claro! Al condicionar el usufructo foral  al consentimiento de terceros, se están inmiscuyendo en una relación jurídico-privada. Es evidente que exponen al viudo/a a toda suerte de peticiones, incluso de compensaciones económicas por parte de aquellos a quien se concede graciosamente un derecho de veto. Por otra parte, pueden también  hacerse corresponsables de las duras obligaciones que al viudo/a impone el usufructo foral: pago de gastos, IBIS, obligaciones de la herencia, reparaciones ordinarias y extraordinarias, carreras de los hijos, etc.



Como curiosidad añadamos que esta práctica viciosa (que va a menos) ha cambiado la costumbre testamentaria gallega: ahora ya no se deja solo el "usufructo de totalidad" sino que se añade "y el pleno dominio y disposición del dinero y depósitos bancarios". Claro que, ni aún así quedas libre de que la asesoría bancaria en Madrí suplique que los hijos firmen un "papelito": eso de que en Galicia no existan herederos forzosos les parece una más de las extrañas deficiencias de los gallegos.



Si quieres reclamar, conviene que conserves  prueba escrita de esta petición o intención. Pero deja que te dé una solución más amistosa: solicita que el Banco se ponga en contacto con su asesoría en Barcelona. Tienen una normativa similar a la nuestra, pero allí se respeta por todo el mundo, Bancos incluídos.


viernes, 16 de noviembre de 2018

EL PACTO DE MEJORA ES LEGADO

Vistas del Sáhara


¿El Pacto de Mejora es Herencia o Legado? Es decir, si se acepta el Pacto ¿puede renunciarse después la herencia, ya que puede aceptarse el legado y repudiarse la herencia? ¿O no?

A Jacques Millot le parece de cajón que el Pacto de Mejora tiene naturaleza de Legado; sin embargo, la Audiencia de Pontevedra (SAP 21/05/2018) considera “obvio” que se trata de Herencia.

Antes que nada, decir que dicha Sentencia no crea jurisprudencia gallega, que sólo puede emanar del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (art. 2 LG).  Por ello, dicha doctrina tiene interés para el asunto que se falló. Dicho esto, vamos al grano.

Nuestra ley define el Pacto de Mejora como una confluencia de tres elementos: ascendiente, descendiente y “bienes concretos”. Nada más, nada que ver con esa parte de la herencia que en derecho castellano se llama el “tercio de mejora”. Y una cosa son “bienes concretos” y otra cosa un “ser humano” que es de lo que va la herencia, de la continuación de su personalidad post mortem. Solo le faltó a la ley gallega usar la voz de “sucesión particular” en lugar de “bien concreto” para definir, también al estilo castellano, el Pacto como lo que es: un Legado.

De estimar como herencia al pacto, los absurdos se multiplican. Con frecuencia (217 LG), el Pacto de Mejora con Entrega viene acompañado de la Reserva de la Facultad de Disposición (del “bien concreto”, no de la persona como si fuera una esclava, claro). Caso de venta, se produce la ineficacia del pacto. Si consideramos al mejorado como heredero, se trataría de una aceptación de herencia de “quita y pon”, en contra del famoso principio de “semel heres, semper heres”: la aceptación es irrevocable.

El Pacto de Mejora se imputa, cierto, al pago del crédito legitimario -245.2º, salvo disposición en contrario-; pero los legitimarios son acreedores de la herencia, como la tarjeta de El Corte Inglés, y no existe obligación alguna de nombrar heredero y continuador de tu personalidad a El Corte Inglés.

Entiendo por ello que se puede aceptar el Pacto (Legado) y Repudiar la herencia. Pero “por precaución suplementaria”, tal vez te convenga que ese padre, que se dispone a montar un negocio de calefacciones en el Sahara te adjudique la leira por pacto de Apartación. Tal pacto implica asimismo la adjudicación de “bienes concretos” y consiste, en esencia, en el simple pago del crédito legitimario, del que el descendiente es un “acreedor ordinario”. También te permite excluirte de la sucesión intestada: justo lo contrario que la aceptación.

Vale, y te deseo que tu papá venda muchas calefacciones.

Esto sucedió en el desierto líbico (click)

lunes, 12 de noviembre de 2018

NUEVA NORMATIVA AJD.-THE ANSWER IS BLOVING IN THE WIND




La vorágine juriprudencial-legislativa que han supuesto las sucesivas Sentencias del Supremo (desde la STS 16/10/2018)  y posterior Decreto gubernamental sigue “flotando en el viento”; el tornado sólo se detendrá cuando se tramite la Ley en el Parlamento y se responda a las preguntas que quedan “en el aire”. Por ejemplo, estas:

-La actividad bancaria se prima en unas autonomías en detrimento de otras (AJD. Al 0,5% en Navarra o País Vasco; 0,75% máximo en Madrid, 1% o 1,2% en otras; 1,5% en muchas otras comunidades. Como Galicia). 

-El beneficio no va dirigido a los consumidores; estos han intentado desesperadamente firmar “antes” de que este lunes les cayese encima tan fantástica prebenda. En Galicia, a muchos de ellos el impuesto les ha pasado al triple, del 0,5% al 1,5%; de cuenta del Banco, cierto, pero que este tiene obligación legal de repercutir al cliente por normativa del Banco de España, más cierto aun (adecuar los ingresos a los gastos). Lo contrario lleva al rescate público de los Bancos o, directamente, a su desaparición como nuestro ex-sector: Pastor, Caixa Galicia, Noroeste, Gallego, Galicia…

El consumidor gallego queda gravemente perjudicado: de un impuesto que en muchos casos giraba al 0,5% o al 1%, pasa a otro al 1,5% que le repercutirán, seguro. Especialmente sangrante en el caso de jóvenes o discapaces.

-No se trata de normativa específica en favor del prestatario humilde; el beneficio es especialmente favorable  a promotores, rentistas y grande fortunas, pues ahora las bonificaciones y exenciones ya no dependen de las circunstancias del prestatario (menores de 36 años, discapaces, familias numerosas, para vivienda…), sino de la capacidad negociadora del prestatario. A los demás se les imputará en la comisión, el interés o los productos asociados.

El propio Decreto prevé la repercusión de los costes al prestatario. Si de verdad se pensase que estamos ante un generoso óbolo a las arcas públicas por parte de los accionistas del BS, BBVA etc. ¿que sentido tendría la exención del Estado, entes sin ánimo de lucro, etc.? ¿No sería esta una magnífica ocasión para celebrar tamaña Fiesta de la Solidaridad por parte de los propietarios de los Bancos?

-La dinámica creada aboca a la desaparición del impuesto, pues su recaudación queda, en gran parte, al arbitrio de una de las partes contratantes, la bancaria, que muy bien podría acabar por utilizar todo su armamento: ¿Quién impide al sector bancario acudir “también” al TJUE? Los impuestos a la actividad bancaria violan la 6ª directiva CEE. Una Sentencia en contra “también” obligaría a devoluciones. Véase magnífico artículo de José-Ignacio Suárez Pinilla (click).

Un impuesto a la actividad bancaria como el que se propone es desconocido en la CEE, aunque si es posible un no-impuesto. Pero habrá que compensar a las Comunidades Autónomas, por ejemplo, con el IRPF.

-Si la hipoteca es unilateral (técnica masiva en la actualidad) y no es ratificada o mientras no lo es ¿también es sujeto pasivo el prestamista? ¿Puede un sujeto imputar a otro un impuesto, sin actividad alguna por parte de este último? Y si no la ratifica nunca ¿también? Entonces ¿aquello del "consentimiento de los contratantes" ya no es importante?

-No se aclara lo que sucede con los Créditos Hipotecarios  (la ley habla de Préstamos); las Cajas Rurales; las Hipotecas de Máximo y muchas otras cosas que harían largo y aburrido este post.

-La Ley (en su trámite parlamentario) deberá regular el cambio de acreedor, o sea el cambio de Banco que la normativa actual permite (subrogación). Caso contrario se ampara una especie de timo, en que un Banco paga AJD y otro “se lo lleva calentito”, sin abonar nada.

En mi opinión, “continuará”. Hagamos votos para que la Ley acelere su trámite parlamentario y se aborden y clarifiquen las muchas cuestiones que han quedado en el aire. Caso contrario, más temprano que tarde, el impuesto está kaput.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

REFORMA DE LA FISCALIDAD DEL PACTO SUCESORIO: LOS RAROS

Creo que es la "Monarca" mexicana, que fotografié en Tenerife

PACTO DE MEJORA RAROS: CON RESERVA DE DISPOSICIÓN, CON RESERVA DE USUFRUCTO, SIN ENTREGA


El Gobierno ha anunciado su intención, si puede, de modificar la normativa del IRPF a partir de 01/01/2019 a fin de que los descendientes que adquieran un bien por Pacto de Mejora y lo vendan ipso facto, no puedan beneficiarse de la exención o disminución del concepto “ganancia patrimonial” en el IRPF, salvo que haya fallecido el ascendiente mejorante. Es decir, el padre adjudica al hijo un bien, adquirido en 50.000 euros y lo valoran en el pacto en 250.000. Acto seguido el hijo lo vende por 260.000: la ganancia (que tributa al 19%, 21% o 23% según los casos) quedaría reducida a 10.000. La nueva norma pretende que, salvo muerte del padre, la ganancia sean la totalidad de los 210.000, aplicando los coeficientes correspondientes.

 Creo que por ello menudean las preguntas como ¿si adjudico una vivienda a un hijo por pacto “con reserva de disposición”, puede el hijo constituir en él su domicilio?; ¿Puedo reservarme el uso y disfrute de la finca que adjudico al hijo? O ¿El pacto sucesorio “sin entrega” de bienes sirve para liquidar el Impuesto de Sucesiones?

Un poco de pesada teoría, para empezar:

En Galicia rige una norma de siglos que nos permite morirnos y seguir vivos, sin que se trate de la Santa Compaña. Con ella, podemos transmitir bienes a hijos y nietos (igual en todo que en la herencia “en muerte”). Es muy usado, pues tiene importantes ventajas fiscales:

-El que transmite (padres) no tiene que pagar IRPF por la ganancia (19%,21%,23%, va a subir), como  debería caso de venta o donación.
-El que adquiere (hijo, nieto...) está exento de liquidar impuesto de Sucesiones a la Xunta hasta 800.000 euros, si el piso viene de ambos padres (las valoraciones de la Xunta son muy bajas, por ejemplo, en A Coruña, valor catastral multiplicado por 2,2. Caben varios de pisos en la exención).
-Además, si es vd. millonario y tuviera que pagar de todas-todas el día de su muerte, el Pacto Sucesorio descarga valor a la herencia, cuyo tipo es progresivo, es decir, cuanto más valor, más porcentaje.


La ley gallega regula diversas variedades del Pacto, que algunos ven como remedio a los Tiempos Modernos. Las que más curiosidad suscitan, son:

PACTO DE MEJORA CON RESERVA DE USUFRUCTO:

En las Facultades de derecho se enseña que el “pleno dominio” es el dominio con sus tres facultades: usar (ejemplo, vivir en un piso), disfrutar (o sea, cobrar los frutos, sean manzanas o alquileres) y disponer (vender, donar, etc.). El pleno dominio se puede dividir por partes, por ejemplo, dejando a dos hijos un piso a medias, o, lo que ahora nos interesa, por sus facultades:
Por un lado, a uno se dejan las de “usar” y “disfrutar”: se llama el usufructuario y puede usar y disfrutar mientras viva.
Por otro, a otro, la de “disponer”: se llama el nudo propietario (nudo, del latín nudus, significa desnudo, porque es un propietario desnudo del uso y disfrute). Al fallecimiento del usufructuario, se convierte en “pleno domino”, sin más que llevar el certificado de defunción al Registro.

En el P.S. “con reserva de usufructo” el padre transmite al hijo (o descendiente) la nuda propiedad (desnuda); él, se queda, mientras viva, con el derecho uso (ej. habitar la vivienda) y disfrute (coger peras o manzanas pero, más habitualmente, cobrar los alquileres). El hijo, con el de vender, pero solo la nuda propiedad, con el gravamen de usufructo. Raro será que  alguien se la compre.

PACTO DE MEJORA CON RESERVA DE DISPOSICIÓN:

El art. 217 1º y 2º de la ley de Galicia (les aconsejo que lo lean) permite el Pacto Sucesorio con entrega de bienes y reserva de la facultad de disponer que, como derecho legal que es, naturalmente que  permite registrar sin problemas la propiedad a nombre del hijo. Si se la vende (el padre), el hijo se queda sin el piso. Si el pacto tuviera contraprestación (por ejemplo, obligación del hijo de cuidar de uno de sus progenitores enfermo) y la prestación ya se hubiera realizado (pongamos que el padre o la madre pachuchos ya habrían muerto), el hijo podría reclamar el precio de venta. Pero si no se pactó contraprestación -lo habitual-, el precio queda a favor del/de los padres.

Por supuesto que, si al hijo se transmite el uso y disfrute (es decir, no se reserva usufructo), puede constituir en el piso su domicilio: En eso consiste el “uso”. Aunque el padre se reserve la faculta de disposición.

PACTO DE MEJORA SIN ENTREGA DE BIENES:

¿Puede liquidarse por Sucesiones? Daré mi opinión. El impuesto de Sucesiones grava la adquisición de bienes o derechos, como la propiedad, por herencia, legado o cualquier título sucesorio (art. 3, ley 29/87). Por su parte, “los Pactos sucesorios podrán suponer la entrega o no de presente, determinando en el primer caso la adquisición de la propiedad por parte del mejorado “ (o sea que en el segundo caso, sin entrega de presente, no se produce adquisición de propiedad  hasta el fallecimiento del transmitente), art. 215 de la ley de Galicia. Por ello, parece difícil que vayan a liquidar Sucesiones sin adquisición de propiedad.


El “Pacto Sucesorio sin entrega de bienes” viene a ser una especie de “testamento pactado”, siendo ineficaz cualquier testamento, donación o nuevo pacto sobre los mismos bienes; pero ello es “salvo disposición en contrario”, en cuyo caso, el mejorante puede darle la vuelta como un calcetín, revocándolo por testamento u otro acto gratuito, incluso sin avisar. En tal supuesto, podría definirse como un “testamento comunicado”. Los testamentos no son aptos para liquidar.

Los que pretenden aprovechar las ventajas fiscales del Pacto Sucesorio, descargando la progresividad del impuesto al fallecimiento pero sin descargarse del todo del bien, suelen recurrir al Pacto Sucesorio con Reserva de Usufructo y Reserva de facultad de Disposición, que, a veces, se completa con el pacto de “necesidad de autorización de los actos dispositivos del mejorado, por parte del mejorante”.

Todo, salvo mejor opinión, claro.


jueves, 25 de octubre de 2018

SINOPSIS PARTIJAS GALLEGAS



Usemos de ejemplo una herencia con seis hijos y herederos instituidos a partes iguales. ¿Como se parte?

A.-Si LOS SEIS están de acuerdo, como les dé la gana.

B.-Si EL TESTADOR hizo la partición, como a este le dé la gana, aunque intencionalmente deje a uno o varios sin nada.

C.-Si el testador nombró PARTIDOR, como esté decida aunque los herederos estén en desacuerdo. Guardará la posible homogeneidad de los lotes, pero si un bien es indivisible (un piso), lo puede adjudicar a uno compensando a los otros en dinero.
El contador sólo actuará a requerimiento de un participe (1 de los 6), pero si el testador lo impone, es obligatoria su intervención.

D.-Si están de acuerdo AL MENOS TRES, la partición la hará un perito insaculado por el notario de una lista oficial (es decir, a petición de la mitad del haber hereditario, aunque el resto discrepe). Este sistema es el único posible cuando sólo existen dos herederos a partes iguales, y uno quiere partir y otro no.

E.-Si están de acuerdo AL MENOS CUATRO, la partición la hará un perito sorteado ante notario entre al menos cinco, propuestos por las partes (es decir a petición de la mayoría del haber; aunque el resto discrepe). Este sistema requiere que la mayoría la formen al menos 2 personas, a diferencia del anterior, en que basta una.

F.-Si lo aprueban AL MENOS CINCO, el partidor en su caso podrá adjudicar lotes no homogéneos. Es decir, por aprobación de las tres cuartas partes del haber (y, al menos, de 2 personas).

G.-Si, ni siquiera TRES consiguen ponerse de acuerdo, el Juez decidirá lo que proceda.

H.-Repasando las partijas en desacuerdo (D, E y F), el procedimiento D.- requiere al menos “la mitad” (1 sobre 2, 2 sobre 4, 3 sobre 6, etc.); el sistema E.- requiere mayoría (2 sobre 3, 3 sobre 4, 3 o 4 sobre 5, etc.); y el sistema F.- requiere el 75% (3 sobre 4, 5 sobre 6, etc.).

Los procedimientos A.- a la F, se tramitan en el Notario; el reseñado a la letra G, en el Juzgado.

martes, 23 de octubre de 2018

LAS 3 SENTENCIAS DEL IMPUESTO A LOS HIPOTECARIOS


¡A por las tapas! (foto Mari P.Labarta)

El 16 de octubre de 2.018 el Tribunal Supremo, sala 3ª, falló tres Sentencias que, en esencia, atribuyen al prestamista (el Banco) la obligación de pago del impuesto a los préstamos hipotecarios –Actos Jurídicos Documentados-, que la legislación anterior atribuía al prestatario (el cliente). Las 3 sentencias de marras anulan e invalidan un artículo reglamentario (el 68.2, donde se señala al prestatario como adquirente y, por tanto, el sujeto pasivo de AJD) con el argumento de que se extralimita, ya que los reglamentos se deben limitar a la interpretación de las leyes.

El problema es que la Ley (TRITPYAJD) dice exactamente lo mismo, es decir que la hipoteca no tributa (“tributarán exclusivamente por el concepto de préstamo”, art. 15); y que el sujeto pasivo en los préstamos de cualquier naturaleza, hipotecarios incluidos, es el prestatario (art. 8: “Estará obligado al pago del Impuesto a título de contribuyente…: d.- En la constitución de préstamos de cualquier naturaleza, el prestatario”). Si la intención era atribuir la carga al prestamista, la Sentencia también debió haber anulado e invalidado esa Ley, así como otra serie de Leyes basadas en ella (las autonómicas); pero, sabiamente, se abstuvo de hacerlo, ya que con ello asumiría a pecho descubierto las funciones del Parlamento, como creo que ha hecho por vía subrepticia.

Eso, por lo que hace a la forma; por lo que hace al fondo, sus argumentos me convencen aun menos. La base de la argumentación es que el Banco es el principal beneficiario del producto que vende, el préstamo, del que se asegura el cobro mediante el añadido de la hipoteca. Ahora bien, conforme a la ley la hipoteca no tributa nada por nada, si bien tiene su importancia puesto que, junto con la escritura pública, hace susceptibles de gravamen a los préstamos de naturaleza hipotecaria. Y, si existe un principio general de que los malos son los vendedores, supongo que cousas veredes mío Cid: anulando un precepto reglamentario por aquí, otro por allá, sentenciando que el vendedor de automóviles pague el impuesto de circulación; el de pisos, el de transmisiones; prohibiendo la repercusión del IVA al adquirente, etc.

En mi opinión la Sala que preside el magistrado Diez-Picazo se ha pasado un montón de pueblos.

Vamos ahora con las consecuencias. Antes que nada, señalar que la solución  debería venir de parte del Gobierno, legislando y aclarando mediante un Decreto-Ley. En cuanto a las virguerías que pueda hacer el Tribunal Supremo para evitar cargarse el sistema bancario, son difíciles de imaginar; aunque una pizca de sal de las que eche al guiso debería provenir de la Constitución Española: El T.S. no puede (no debe) legislar.

Derivadas:

*Siempre que se decrete por una resolución judicial o administrativa la nulidad de la liquidación, la Xunta restituirá AJD. Caso por caso, salvo que se dicte una norma general.
A continuación, la Xunta reclamará a los Bancos, no lo mismo, sino el triple. En el fondo, será buen negocio. La clave es que la legislación autonómica se basaba en la estatal, y por ello, tomando como sujeto al prestatario, el importe variaba según sus circunstancias personales: 0,5%, menores de 36, discapacidades, familias numerosas, etc.; 1%, para vivienda; 1,5% resto de los casos. Ahora, a los Bancos les reclamarán el 1,5% en todos los casos, ya que estos ni se casan, ni tienen vivienda con su tresillo y su televisorcito, etc.

**Vale, será buen negocio para la Xunta y para el cliente; pero ¿podrán hacer algo los malvados Bancos? Fijo. Ha existido una normativa legal y reglamentaria clara y diáfana que todos acataban, desde la Delegación de Hacienda a la DGT; desde los Juzgados de Paz al Supremo. A los Bancos les da igual quien sea el sujeto pasivo, con cobrar 3 euros más en la cuota, asunto resuelto. Pero el intríngulis es que semejantes descubrimientos  (¡era el prestamista, no el prestatario!) se producen “a posteriori”, por lo que supongo que reclamarán daños y perjuicio al Estado invocando el funcionamiento anormal de los servicios públicos. También es posible que soliciten la revisión de la condiciones de los préstamos alegando el “rebus sic stantibus” (nuestras condiciones contemplaban determinada situación que ha cambiado inopinadamente).

***El genio ya está suelto y ya no va a volver a la botella. Se sorprendería el lector si supieran cuanta gente anda preguntando ¿qué hay que hacer para cobrar? ¿A quién le amargan dos o tres mil euros para las Navidades?

****La retroactividad o irretroactividad se predica de las leyes, no de las Sentencias, que, por definición, afectan a situaciones del pasado e implican a todo el tramo intermedio hasta llegar a nuestros tiempos.
No acabo de ver la aplicabilidad del plazo de prescripción de cuatro años; en todo caso el tiempo se contaría desde el día en que se pudo ejercitar la acción, es decir, aquel en que se anuló el 68.2, con las consiguientes derivadas.

****Sea lo que sea lo que decida el anunciado Pleno de la Sala, (¿la no retroactividad para evitar más percances a los Bancos?), la solución definitiva sola la dará el T.S.J. de la Unión Europea al cabo de un año; y muy bien podría aplicar el mismo argumento que dedicó a la cláusulas-suelo: si el prestamista era el sujeto pasivo desde siempre, las liquidaciones de AJD hay que restituirlas desde siempre. And more, and more…

El genio ya no volverá a la botella.

jueves, 18 de octubre de 2018

HIPOTECAS: EL BANCO PAGA EL IMPUESTO DE AJD: STS/16/10/18


Esperando en Ons para embarcar


¿Y devuelve los miles de millones no prescritos? En tal caso se admiten apuestas sobre cuál será el siguiente Banco en cascar.

De la Sentencia del Tribunal Supremo, sala de lo Contencioso, de 16 de Octubre de 2.018 (STS 1505/2018), en esencia, resulta:

*Que una Empresa Municipal de Madrid recurrió contra la aplicación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados a un préstamo hipotecario destinado a la construcción de Viviendas de Protección Oficial, alegando el art. que las exime (45.I.B.12 del RDL 1993). La reclamación se centró en las viviendas de más de 90 metros –a las que la Comunidad liquidó AJD por considerarlas excluidas de VPO-. El reclamante alegó que, en tal caso, también estaban exentas, por destinarse a familias numerosas.

En 2º lugar el recurrente añadió como refuerzo de su argumentación, que lo natural es que el obligado al pago  sea el que solicita la copia por su interés, o sea el Banco (que la necesita para ejecutar la garantía, es decir, para subastar la finca y cobrarse si tu no pagas).

**El fallo acoge con entusiasmo la segunda de las argumentaciones, que el sujeto pasivo del impuesto es el prestamista,  o sea el Banco, y da por anulado el art. 68.2 del Reglamento de Impuesto (que dice –decía- que el sujeto pasivo del impuesto es el prestatario –o sea tú, el cliente).

El argumento es que el famoso 68.2 dice –decía- que “se considerará adquirente al prestatario” (el sujeto pasivo del impuesto es “el adquirente”); pero que el legislador no aclara el concepto de “adquirente” en sede de impuesto de Actos Jurídicos Documentados, siendo así que nada le costaría aclarar que se estaba refiriendo a los “prestatarios hipotecarios”. Por ello, lo que se considera relevante, es que el pago del Impuesto es requisito para la inscripción en el Registro de la Propiedad, algo que beneficia exclusivamente al Banco, pues le abre la vía ejecutivo-hipotecaria en su caso.

 Por ello, declara la ilegalidad del pobre 68.2 porque se extralimita y va más allá de la interpretación de una Ley, que es lo único que puede hacer un Reglamento.

Por supuesto, ya no se habla de Viviendas de Protección Oficial ni Familias Numerosas, “pa que”; si el Banco es el sujeto responsable siempre y en todo momento, sería una pérdida de tiempo pararse a analizar casos particulares.

  ¿SERÁ RETROACTIVO? Me temo que la técnica jurídica (Sentencia-legislativa) es la misma que la de las famosas cláusulas-suelo; y, aunque en un principio se pueda interpretar por algunos tribunales la no-retroactividad, lo más probable es que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ordene la devolución generalizada.

En principio, el cliente debería dirigirse contra la administración para reclamar la devolución del ingreso indebido, al estar reconocida la nulidad en una "resolución judicial o administrativa" (la Sentencia del T.S.). Pero supongo que será mucho más cómodo dirigirse contra el Banco, alegando la teoría del daño, el abuso de posición dominante, las leyes del consumo, etc. Arriaga dixit.

Salvo que el Gobierno aclare las cosas mediante un Decreto-Ley… que no parece.